The Phone House se derrumba

The Phone House se derrumba

1
Compartir

Ahora mismo estamos asistiendo en Barcelona al Mobile World Congress 2016 cuyo lema es “Mobile is Everything”, en español “El móvil lo es todo”. Pero el mundo de la telefonía móvil ha cambiado radicalmente en los últimos años. Empezó en la década de los 90, se afianzó a principios de los 2000 y ahora, en nuestra década actual, está sufriendo un cambio radical. Durante mucho tiempo el negocio de las operadoras durante mucho tiempo fue la venta de mensajes de texto. Fechas señaladas como la Noche Vieja arrojaban al día siguiente cifras récord de mensajes enviados y de colapso total en las redes. Ahora las operadoras te regalan los mensajes de texto, por el sencillo motivo de que ahora ya no los usamos, todos usamos WhatsApp. Por lo tanto han tenido que reorientar su negocio y ahora su objetivo es venderte sus tarifas de datos a las cuales les mejoran la velocidad pero no aumentan los bonos para que estemos obligados a hacer ese consumo extra con el precio más caro. Si a eso le sumamos los Operadores Móviles Virtuales (OMVs), la inmensa cantidad de fabricantes de móviles que hay, los grandes distribuidores que han entrado en España como Amazon, Rakuten o la reorientación de Ebay y, a mayores de esas dos cosas, los móviles de importación; como resultado tenemos que los distribuidores tradicionales, como The Phone House, tienen un problema.

Esto no lo digo yo, lo dicen sus números. Como podemos leer hoy en Sabemos Digital las cifras del negocio de The Phone House han descendido un 19% con respecto al año anterior. Cerró el 2015 con una facturación global de 382 millones de euros cuando en el ejercicio anterior había cerrado con 472 millones. Y si hablamos de los resultados son incluso menos halagüeños, en 2014 tuvieron unos beneficios de 5,9 millones y en 2015 tuvieron unas pérdidas de 12 millones de euros.

the_phone_house-min

En cuanto a establecimientos de la cadena anglosajona las cifras han cambiado mucho. The Phone House tiene tanto tiendas propias como franquicias, en 2015 han cerrado 65 establecimientos (de los cuales solamente 20 son franquicias). Debido al cierre de tiendas, entre otros motivos, han tenido que reducir su plantilla con 173 puestos menos de trabajo que suponen un ahorro de 5 millones de euros en el último ejercicio.

Pero… ¿Cuál ha sido el problema? El principal problema que tiene The Phone House es que los operadores han dejado de subvencionar los terminales. Bueno esta es una verdad a medias, ya que algunos operadores siguen teniendo condiciones preferentes si asocias la compra de un terminal con una permanencia en tarifa y te permiten financiarlo en el plazo que dura dicha permanencia. Pero claro, la pérdida de negocio de las operadoras principales (Vodafone, Orange, Movistar y Yoigo) en favor de las OMVs se traducen en que revendedores de su oferta comercial también lo noten. A continuación podréis ver como el negocio de las operadoras virtuales está creciendo frente a la pérdida de clientes de las tradicionales. Información obtenida del Informe Anual 2015 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

De todas formas, esto no significa que The Phone House vaya a cerrar sus puertas. Sus 19 años de experiencia en el mercado español y su aun potente posición financiera le puede permitir hacer la reestructuración necesaria para abordar los cambios en el sector. La venta en Internet es un punto clave que tienen que empezar a explotar de mejor forma.