Inicio Actualidad El GPD Win hace posible tener lo mejor de un ordenador y...

El GPD Win hace posible tener lo mejor de un ordenador y una consola portátil en tus manos

0
Compartir

Las consolas portátiles cada vez están más en el olvido. El hecho de que los jugadores se centran más en los ordenadores o las videoconsolas para una experiencia de juego plena, hace que productos como la Nintendo 3DS o la PS Vita apenas sean recordadas por nadie. Pero siempre aparecen de vez en cuando experimentos como el GPD Win que intenta mezclar el concepto de ordenador portátil con el de consola portátil.

Lo mejor es que detrás de esa forma de DVD portátil de coche se esconde una consola con mandos dedicados para juegos, lleva un teclado completo y se puede usar como si fuera un ordenador normal gracias a que lleva Windows 10. Aunque no esperemos un hardware especialmente potente, su reducido tamaño no da para componentes de infarto. Hablamos de un Intel Atom x5-Z8500 de la generación Cherry Trail, que se encargará de dar vida a su pantalla táctil de 5,5 pulgadas.

No han querido utilizar un panel de demasiada resolución para que el rendimiento no se vea afectado. Por eso se conforma con tan solo 1280×720 píxeles. Además, está protegida por un cristal Gorilla Glass 3. En cuanto a la memoria RAM cuenta con unos justos 4 GB, y almacenamiento interno de 64 GB. Podremos ampliarlo eso sí con tarjetas microSD de hasta 128 GB.

GPD Win Las conexiones son las siguientes: puerto mini HDMI para conectar a una televisión, USB 3.0 y batería de 6.000 mAh, que según el fabricante nos darán hasta 6 horas de juego. Eso habrá que verlo, porque según lo exigentes que sean algunos juegos esa autonomía podría verse reducida hasta la mitad.

El mando tiene dos sticks analógicos a ambos lados, una cruceta multidireccional, cuatro gatillos, y cuatro botones principales para juego. Vamos, nada que no lleve ningún mando de juegos genérico. En el centro se encuentra un teclado QWERTY de dimensiones bastante contenidas —las 5,5 pulgadas de su pantalla no permiten ir mucho más allá—

El precio es lo que quizás nos eche para atrás, dado lo que nos ofrecen. Pero por un producto tan exótico y diferente de lo que hay ahí fuera, es el precio que GPD cree que es justo pagar. Para hacerte con un GPD Win tendrás que desembolsar 500 dólares, y si lo reservas ya serán solo 300 dólares. Las primeras unidades llegarán a los usuarios en octubre.

Como vemos, no esperemos ejecutar juegos de última hornada al máximo de gráficos, pero los que ya llevan algunos años en el mercado serán pan comido para ese Intel Atom. Sino siempre está la opción de los clásicos usando emuladores de consolas como la PS One, SEGA MegaDrive, Nintendo NES, Game Boy, Atari, etc.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here