Inicio Actualidad Lo mejor y lo peor del Mobile World Congress 2016 en una...

Lo mejor y lo peor del Mobile World Congress 2016 en una imagen

1
Compartir

Ha sido una de las fotos más comentadas, y también con las que más bromas y “memes” se han hecho. Pongámonos en contexto, Samsung presentaba sus Galaxy S7 y S7 Edge en el Mobile World Congress 2016, y disponía para ello un evento único, el primer evento que sus espectadores podían seguir mediante unas gafas de realidad virtual, las Samsung VR.

Uno de sus invitados era Mark Zuckerberg, más conocido como “el creador de la red social por excelencia, Facebook”, que asistía para dar sus primeras impresiones de los terminales. Justo en ese momento, Nicolas Debock pudo sacar la foto que ha revolucionado la redes en los últimos días.

Lo mejor, las tecnologías del futuro están aquí, hoy mismo

Fuente: [Nicolas Debock](https://twitter.com/ndebock/status/701505382506749953/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw)
Fuente: Nicolas Debock

Todo el mundo conectado mediante gafas de realidad virtual. Y quizás un evento de presentación sea el menor de los bienes que se puede conseguir con esta novedosa tecnología. Mejoras en educación, en la búsqueda del mejor aprendizaje posible para los niños; mejoras en la industria; mejoras en el día a día de la oficina o un nuevo nivel a la hora de jugar a videojuegos. El potencial es inmenso, y gracias a gigantes de la talla de LG, Facebook, Samsung, HTC, ahora es posible.

Una vez que el soporte está presente, el aparato electrónico es operativo, funcional y útil como para incorporarlo poco a poco en ciertos apartados de la vida, es cuestión de tiempo que veamos más formas de realidad virtual y aumentada en nuestro día a día.

Lo peor, ¿hacia qué camino nos lleva un mundo virtual o “aumentado”?

Sería muy fácil volver a usar el discurso de que la tecnología nos aisla, nos hace poco inteligentes a nivel emocional y acaba apartándonos de lo que somos, seres sociables. Pero qué duda cabe que el desconcierto de la mayoría de nosotros sobre el camino que seguiremos con esta nueva tecnología es evidente.

El primer factor y obstáculo será el coste de esta tecnología, aunque un modelo tan potente como las gafas de realidad virtual HTC Vive cuestan 800 dólares, y hablamos del primer modelo realmente potente de unas gafas de este tipo. Un smartphone de altas prestaciones era quizás dificil de imaginar para muchos en precios de 150-160 euros, y hoy los tenemos, le pese a quien le pese.

Una vez superado el factor de producción, imaginemos que la misma cantidad de gente que cuenta con un smartphone, puede adquirir un modelo de gafas parecidas, y en cualquier momento que queramos podemos entrar en una burbuja virtual. Podemos conectarnos con personas y entrar quizás en un mundo que nos interesa más que el nuestro, es cierto, pero este es quizás el uso más distópico de todos. Personas que deciden sucumbir a los encantos de una realidad mejor que la suya personal. Un clásico.

Incertidumbre y expectación son las dos palabras que pasan por mi mente. Veremos a qué punto nos lleva esta nueva y futurista tecnología.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here