¿Cuándo veremos móviles flexibles o plegables? Sony nos da alguna pista

¿Cuándo veremos móviles flexibles o plegables? Sony nos da alguna pista

2
Compartir

LG nos mostró el último año su intento por un terminal “flexible”, aunque realmente era un terminal curvo con bastante rigidez, pero era la primera vez que veíamos una propuesta con una cierta solidez. Nada de poder doblar la pantalla del dispositivo y guardarlo en nuestro bolsillo como hemos visto en decenas de películas futuristas, al menos aún no.

No obstante, es realmente interesante conocer qué tienen en mente fabricantes de la talla de Sony, uno de los gigantes en esto de la tecnología y que conocen bien el mercado dada su larga experiencia. Kaz Tajima, videpresidente de diseño creativo de la empresa nipone se ha pronunciado en Techradar al respecto.

“El diseño de los smartphones está madurando. El siguiente paso en innovación vendrá desde la interfaz de usuario”

¿Qué significa realmente “interfaz de usuario” en este sentido? Básicamente, Tajima se refiere al software de nuestro teléfono, a la forma en que nos comunicamos con sus componentes internos, una pantalla y un sistema operativo que nos permite, aunque a la vez nos limita, poder tener una relación con nuestro terminal. Una interfaz que prácticamente todo el mundo entiende y que posibilita hacer todo lo que realizamos en el día a día con nuestro terminal.

Pantallas flexibles smartphone

Sin embargo, según Tajima, el hecho de que dependamos de esta forma de comunicarnos con el móvil a través de una pantalla, imposibilita avanzar en ciertas direcciones en la innovación de sus diseños, al no poder desprendernos de una pantalla para usarlos, las posibilidades se limitan. Es por ello que la llegada de una interfaz de usuario basada en comandos de voz y que no depende de pulsar o coger el terminal de cierto modo, incrementarías las opciones de estos grandes equipos de diseño. Claro ejemplo de esta “descarga de obligaciones en un smartphone” es la llegada de Sony Xperia Ear, un asistente virtual en el oido, por ejemplo.

Menor número de componentes, o menor tamaño de los mismos gracias a no depender de ese soporte digital sino de simplemente poder hablar con nuestra voz de una forma natural, puede ser el futuro por el que los dispositivos móviles puedan convertirse entonces sí en productos mucho más moldeables a nuestro antojo.