Inicio Actualidad Un poco de plastilina es lo único que necesitan para hackear el...

Un poco de plastilina es lo único que necesitan para hackear el lector de huellas de tu smartphone

5
Compartir

Hace tan solo unos días hablabamos de lo vulnerables que se estaban volviendo los automóviles frente a los hackers, algo que en el mundo de la tecnología y más concretamente en los smartphones está hoy más que nunca a la orden del día, y sino que se lo digan a Apple.

A pesar de que en los últimos años los fabricantes han presentado mil y una propuestas y avances para aumentar la seguridad de estos dispositivos todos ellos han ido destinados más bien a dar una falsa sensación de seguridad al usuario. Encriptación, sensor de huellas, escáner de iris, muchas han sido las medidas y gran parte de ellas han demostrado ser vulnerables.

El sensor de huellas es la propuesta más extendida entre los fabricantes como medida de seguridad pero eso no implica que sea segura. En este pasado MWC Vkansee, una compañía asiática especializada en seguridad biométrica, puso a prueba el lector de huellas del iPhone, que no opuso mucha resistencia.

Touch ID iPhone

Para hackear dicho lector no hace falta más que un poco de plastilina, aplicando una técnica que hemos visto más de una vez en el cine y que parece que en la realidad también funciona. Tomamos un molde de nuestra huella, apretamos la plastilina contra la misma y utilizamos dicha plastilina para desbloquear el teléfono, sin más.

Es cierto que el paso previo, la toma del molde, no es algo que se pueda hacer de una forma indirecta sin que el propietario se dé cuenta, pero el método deja al descubierto la fragilidad de dicha tecnología.

Y quien dice un sensor de huellas también dice otros lectores de biometría como los lectores de iris, que hasta el momento pocos han apostado por el pero que también es hackeable. Nada es infalible, y la seguridad en tecnología es un concepto bastante utópico.

5 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here