Programar el café desde la cama antes de levantarte ya es posible...

Programar el café desde la cama antes de levantarte ya es posible con la última cafetera de Nespresso

0
Compartir

La idea de una cafetera inteligente no es nueva, aunque son electrodomésticos que siempre se han caracterizado por ser bastante tradicionales, pero Nespresso quiere que esto comience a cambiar de una vez para siempre. Para ello han creado Prodigio, una cafetera que quiere estar integrada con tu iPhone o Android para hacerte el café a distancia.

Como sabes, las cafeteras de Nespresso utilizan cápsulas que tenemos que introducir nosotros, sin embargo este modelo viene con un alojamiento donde poner varias cápsulas para ir cogiéndolas de forma autónoma. Así pues, podremos programar que el café —podemos elegir entre Ristretto, Espresso y Lungo— esté listo a las 7:30 de la mañana, y que esté recién hecho nada más salir de la cama.

Su diseño minimalista es perfecto para convertirla en la reina de la cocina, de del mejor compañero de nuestro iPhone en los duros despertares matutinos. Si viviéramos en plena época de styling americano, podríamos llamarla Nespresso Automatic 3000, pero como estamos en 2016 han decidido bautizarla como Nespresso Prodigio.

Estamos ante la cafetera más inteligente del mercado, y tiene un precio bastante competitivo para lo que nos ofrece. Tendremos que desembolsar 249 dólares y un pack de cápsulas solo nos costaría 40 dólares. En resumen, por 50 céntimos tendremos el café que mandaremos a hacer a distancia. Si además queremos espuma de leche, podemos comprar un accesorio adicional que cuesta 50 dólares. Suena bien, ¿verdad?

Para controlar remotamente la Prodigio, Nespresso ha creado unas aplicaciones móviles adaptadas a iOS y Android, que a través de Bluetooth nos permitirán conectarnos con la cafetera. Como decimos, podremos mandar a hacer el café de inmediato o programarlo para que esté listo a la hora que le pidamos. No sabemos si será posible que funcione bien si nos encontramos en la otra punta de la casa, porque el alcance de Bluetooth es menor que el del Wi-Fi.