Inicio Actualidad Ser controlados desde el trabajo a través de nuestros wearables no será...

Ser controlados desde el trabajo a través de nuestros wearables no será fácil en Europa

0
Compartir

La cantidad de dispositivos inteligentes que empezamos a incorporar en nuestro día a día ha aumentado, las cifras así lo señalan. Un móvil inteligente, un ordenador, ahora también los llamados wearables, dispositivos que llevamos en todo momento en nuestra muñeca, en nuestro cuello o en nuestros dedos. Estos últimos registran nuestros pasos, la cantidad de calorías, e incluso nuestros ritmos y horas de sueño.

Desde el punto de vista de una empresa, podrían frotarse las manos si todos esos datos fueran accesibles para valorar el rendimiento de una persona, sobre todo, a la hora de ver y valorar las causas de su rendimiento, pongamos por caso poder controlar si la noche del día anterior ha descansado lo suficiente, o ha decidido salir a tomar alguna copa y por ende llegar a las 3 de la mañana a su casa.

Creo que una parte de las personas que lean este artículo pensarán que realmente lo que hagamos con nuestra vida es cosa nuestra mientras ello no se traduzca en echar alguna cabezadita en el trabajo o incluso faltar al mismo por esta serie de hábitos. Es nuestra decisión, y parece que desde Holanda, el organismo que gestionar la protección de Datos, ha dejado patente la necesidad de proteger cualquier dato que el usuario esté registrando y que puedan estar siendo controlados por sus empresas.

Wearable Moto 360

Se menciona el caso de 2 entidades que estaban haciendo uso de este tipo de datos para valorar la relación con sus trabajadores, algo que queda recogido gracias a este informe realizado en el marco de la Unión Europea y que podría extrapolarse a otros países que se ubiquen bajo el paragüas de la Unión Europea.

El progreso hacia la innovación conlleva en muchas ocasiones que a nivel de instituciones, pero también a niveles éticos y morales, sepamos actuar con responsabilidad con el resto de personas y su intimidad. A día de hoy, saber lo que hacen otras personas es muy sencillo, algunos dirán que demasiado sencillo, no entraré a valorarlo. Pero ello implica necesariamente un autocontrol y un respeto de las relaciones entre unos y otros, y nunca está de más que este control sea registrado en las altas instituciones internacionales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here