El freno de emergencia en automóviles, ¿obligatorio para el año 2020?

El freno de emergencia en automóviles, ¿obligatorio para el año 2020?

0
Compartir

Si hay una cualidad de los automóviles que no debería nunca de mejorarse es sin duda la seguridad que puede aportar tanto a los pilotos y acompañantes dentro del vehículo como a los viandantes. Los accidentes, ya sean en carretera o en plena ciudad, se dan con más frecuencia de la que nos gustaría, atropellos de ciclistas o peatones, provocados por un error de conductor o del propio peatón. El disgusto es evidente para todos, sea quien sea el culpable del suceso.

Fabricantes como Volvo ya han trabajado duramente para integrar sistemas de seguridad que puedan evitar este tipo de colisiones, y ahora desde Norteamérica nos llegan noticias de que este “freno de emergencia” podría llegar a ser un componente obligatorio para cualquier vehículo en el año 2020. Según parece, algunas de las firmas más potentes y mundialmente extendidas de automóviles habrían llegado a un acuerdo con el gobierno norteamericano para que este sistema de seguridad vial pudiera ser un estándar obligado para cualquier vehículo que llegue al parque automovilístico en el año 2020.

Teniendo en cuenta que estarían dentro de este acuerdo las principales firmas que se encargan de la producción y distribución de automóviles en gran parte del mundo, parece evidente que no debería suponer un gran esfuerzo, ni tampoco un acontecimiento extraño para ese mismo año.

Coches frenado de emergencia

¿Cómo funciona el freno de emergencia?

Catalogado como una pequeña revolución en la seguridad vial, centrado sobre todo en las propias ciudades, este sistema de frenado de emergencia permite que los automóviles, gracias a radares o cámaras de vídeo, puedan detectar los cuerpos que hay justo delante, y avisar al conductor con el suficiente tiempo como para realizar una maniobra de freno extremo o, en el caso de ser imposible por la cercanía del peatón, realizar el frenado de forma automática por el propio vehículo.

Un sistema pensado para la conducción en velocidades por debajo de los 50 km/h, en pueblos y ciudades, y que podría evitar centenares de miles de accidentes desafortunados en el marco internacional.