Inicio Análisis Moto 360 Sport, análisis de uno de los mejores smartwatches deportivos

Moto 360 Sport, análisis de uno de los mejores smartwatches deportivos

2
Compartir

No digo nada sorprendente si afirmo que los smartwatches o relojes inteligentes están de moda, y no precisamente por Apple, ya que numerosos fabricantes llevan varios años lanzando sus propios modelos. Posiblemente la apuesta más atractiva fue la de Motorola con su icónico Moto 360, el cual se convirtió por su diseño elegante y redondeado en un modelo a seguir.

Dieciocho meses después presentaron su sucesor, que vino a pulir aspectos del primero, sin embargo, no cubría un importante nicho de mercado, el de los deportistas. Por este motivo, lanzaron además el Moto 360 Sport, un dispositivo con Android Wear capaz de proporcionar datos relativos al ejercicio, tales como, calorías quemadas, pasos e incluso el rítmo cardiaco. A lo largo de este análisis vamos a comprobar si es a día de hoy el mejor smartwatch para los que habitualmente hacemos deporte.

Un diseño sobrio, pero quizá el idóneo para lo que va dirigido

Lo primero a destacar del dispositivo es su discreto diseño en color negro, el único modelo disponible en nuestro país, ya que en otros países está a la venta además en blanco y naranja. El Moto 360 Sport ha sido desarrollado para realizar actividades físicas, por este motivo, los de Motorola ha desechado para su construcción elementos en piel o acero, apostando por el silicio. Y es que al fin y al cabo es el material más resistente para los que realizan un entrenamiento diario.

El uso de la silicona tiene ventajas como la resistencia, pero también un importante inconveniente, que es un imán de pelusas y polvo. En este sentido tampoco se limpia facilmente, y es que a pesar de pasarle un paño húmedo vuelve a ensuciarse rápidamente. Respecto a la correa destacar además que es flexible y no transpira tan bien como me gustaría. La misma se adapta fácilmente a cualquier muñeca gracias a su clásico sistema de sujeción.

Pantalla

La esfera que rodea la pantalla del Moto 360 Sport es la misma que la del modelo más pequeño del Moto 360 de segunda generación. Dispone de un bisel relativamente delgado en color gris, el cual añade un poco de contraste al color negro del resto del dispositivo. El único aspecto que llama la atención en este sentido es el botón que sobresale de la parte superior derecha, que favorece sin duda encontrarlo tan solo con el tacto, que además es de una textura rugosa y de plástico.

La carcasa que rodea al Moto 360 Sport es del mismo material que el de la correa, lo que explica posiblemente su considerable grosor, 11,5 milímetros, sin embargo, la diferencia es insignificante respecto al Moto 360. Por último, dispone de calificación IP67, lo que supone resistencia al agua en caso de salpicaduras. De esta manera, a pesar de que hay quien afirma que han podido nadar con el dispositivo, desde el fabricante reconocen que no está indicado para ello. Incluso recomiendan que tampoco mojemos la correa. Sin duda este hecho le resta utilidad a un dispositivo dirigido a deportistas.

El panel con tecnología Anylight favorece la visibilidad en exteriores

La pantalla del Moto 360 Sport dispone de una característica realmente diferente a la de otros smartwatches del mercado, y es por uno de los motivos por los que más interés tenía en probar este dispositivo. La estadounidense decidió implementar en su panel una tecnología denominada Anylight, que combina una pantalla de transmisión tradicional, retroiluminación, con una característica que hace que sea reflectante en la que no hay color, pero que ofrece la suficiente visibilidad en exteriores. Una funcionalidad que funciona realmente bien tras las pruebas realizadas.

La misma se activa nada más salir a la calle, además de una forma muy rápida, permitiendo que incluso con luz directa se vea perfectamente toda la información de la pantalla. Una característica sin duda muy útil para runners o ciclistas. La pantalla tiene un tamaño de 1,37 pulgadas, que personalmente considero un diámetro más que suficiente. La resolución es la misma que la del modelo Moto 360, que si bien no es una maravilla es aceptable.

Diseño moto 360 sport

El propio panel está recubierto con protección Corning Gorilla Glass 3 frente a rasguños y golpes. En este sentido destacar también que la elevación de la pantalla en relación con el borde está presente, la cual es apreciable cuando vemos el contorno de la pantalla, ya que la misma se ve un poco píxelada.

En la parte inferior del panel se encuentra el sensor de luz ambiental, que en este caso ofrece un brillo que se adapta bien a las distintas situaciones, aunque quizá el brillo máximo no es todo lo intenso que nos gustaría y de la misma manera con el mínimo. Los colores son relativamente vivos, y respecto a los negros, no se ven tan profundos como quizá se vería en una pantalla AMOLED que sí tienen otros smartwaches. La respuesta al tacto es positiva en cualquier situación, incluso con los dedos mojados.

Un smartwatch desarrollado para corredores, con un buen rendimiento y una autonomía justa

El Moto 360 Sport viene con la última versión de Android Wear, basado en Android 5.1.1 Lollipop. El software ofrece sin duda una buena integración con el reloj y ofrece además algunas aplicaciones de Motorola preinstaladas, tales como Moto Body y Moto Body Running. Y es que*Motorola ha querido desarrollar aplicaciones deportivas específicas para este dispositivo, las cuales funcionan sin problemas en el mismo.

De esta forma, Moto Body es una aplicación que recaba información en tiempo real, tales como ritmo cardíaco, calorías quemadas y pasos. La misma sirve además como un acceso directo a las distintas secciones que ofrece la propia aplicación, la cual funciona a la perfección con el conjunto de sensores que dispone el Moto 360 Sport.

Moto 360 conclusión

Hay que reconocer en este sentido que quizá sea algo básica en cuanto a opciones, pero considero que es suficiente para al menos la mayoría de corredores. Existe la posibilidad de utilizar otras apps de terceros, que si bien cuentan con más opciones, no ofrecían el mismo rendimiento. Tanto el GPS, como el sensor de ritmo cardíaco como el podómetro hacen un buen trabajo en su conjunto obteniendo y registrando todos esos datos en Moto Body. Los mismos se almacenan en el dispositivo aun cuando no está cerca del teléfono. Respecto al propio sistema operativo, continúa con las mismas limitaciones que cualquier otro ecosistema diseñado para dispositivos móviles. La mayoría de apps funcionan exclusivamente cuando se empareja con el terminal mediante Bluetooth y otros solo mediante Wi-Fi.

El smartwatch objeto de análisis viene con la misma configuración que la versión tradicional del modelo del 2015. En su interior nos encontramos con un procesador Qualcomm Snapdragon 400 de doble núcleo a 1,2 GHz. En cuanto a la tarjeta gráfica del mismo es la Adreno 305. Esto permite tal como he comprobado que moverse entre los diferentes menús y opciones sea de forma ágil. De la misma manera abrir aplicaciones, excepto aquellas en las que sea necesario abrir aplicaciones de terceros desde el smartphone, ya que habitualmente el proceso se demora unos segundos. El dispositivo cuenta con 4 GB de almacenamiento interno, que son más que suficientes para el uso que vamos hacer del mismo.

La funcionalidad más interesante que esto supone es la de poder sincronizar música con Play Music, aunque para utilizarlo será necesario unos auriculares Bluetooth. La experiencia en este sentido fue positiva, excepto en ciertas ocasiones donde el sonido se escuchaba entre cortado. La batería del Moto 360 Sport es de 300 mAh, que ofrece una autonomía con uso moderado de practicamente de un día y medio. La única manera de prologar un poco más la autonomía fue apagando durante todo el tiempo la pantalla y desabilitando el Wi-Fi en los momentos en los que no utilizaba el reloj.

Opinión final Moto 360 Sport

Smartwatch deportivo

La primera impresión del dispositivo fue positiva, gracias al elegante diseño del mismo, así como por lo cómodo y ligero que es. Es precisamente en ese momento en el que me percaté de lo sucia que es la propia correa, pero que sin embargo se adapta sin ningún problema a mi pequeña muñeca gracias al sistema clásico de sujeción. La pantalla tiene un tamaño medio que considero el idóneo en mi caso. La misma ofrece un resolución aceptable, unos colores relativamente vivos y que además cuenta con esa tecnología Anylight que me ha fascinado.

Aunque lo que de verdad diferencia a este dispositivo frente a otros de la competencia es que cuenta con GPS integrado. Una característica que, junto a otros sensores, funciona perfectamente con las diferentes aplicaciones deportivas de Motorola. Es en este momento cuando debo responder a la pregunta del comienzo, ¿es el mejor smartwatcht para deportistas? El Moto 360 Sport es sin duda un reloj pensado para corredores, gracias a las aplicaciones y sensores para ello. Esta limitación se debe posiblemente a un problema de software que podría ser solucionado en futuras actualizaciones, excepto para los que busquen utilizarlo en una piscina, ya que el hecho de que no sea sumergible lo imposibilita para deportes acuáticos.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here