Inicio Actualidad Project BLAID, el nuevo wearable de Toyota que facilitará la vida a...

Project BLAID, el nuevo wearable de Toyota que facilitará la vida a los ciegos

0
Compartir

¿Pero Toyota no hacía coches? ¡Estos japoneses se han vuelto locos! Si Honda lleva décadas metida en el mundo de la robótica como “hobby” fuera del mundo del automóvil, parece ser que Toyota quiere hacer lo mismo con Project BLAID, un wearable especialmente pensado para facilitar el día a día a los ciegos.

Se trata de una especie de collarín que se posa sobre los hombros, y que gracias a sus cámaras puede identificar carteles, habitaciones, ascensores, escaleras o puertas. Está pensado para ser un complemento de los perros guía, no un sustituto, y permitirá a las personas ciegas moverse con mucha más soltura.

Como bien imaginabas, este wearable no tiene nada que ver con el negocio automovilístico de Toyota. Pero ya hablábamos el otro día que las marcas de coches cada vez ven más allá y quieren vender movilidad; este proyecto es un gran ejemplo de esta nueva tendencia.

Al igual que un perro puede guiar a una persona ciega, el Project BLAID será capaz de decir si estamos entrando a un Starbucks o al aseo de hombres a través de sus altavoces y vibraciones. El usuario además podrá comunicarse con el dispositivo gracias a su sistema de reconocimiento de voz, pidiéndole que busque un lugar o persona en concreto. Para ello, Toyota quiere implementar en el futuro un sistema de cartografía y el reconocimiento facial.

Project BLAID no quiere reemplazar a los perros guía, sino ofrecer ese extra que el perro no puede dar. Quieren que todo el mundo tenga la posibilidad de acceder a una movilidad sin límites.

El nombre final no se sabe, pero lo que nos cuentan es que BLAID nace de la unión de las palabras “blind” y “aid”, que significan “ciego” y “ayuda” en inglés.

El periodo de pruebas comenzará a extenderse a lo largo del año para perfeccionar el sistema, y la intención de Toyota es producirlo en masa y venderlo en el futuro. Y es que este proyecto nace de la última inversión de 1.000 millones de dólares que Toyota ha inyectado a su Instituto de Investigación de Silicon Valley, demostrando una vez más que el futuro no está solo en los coches.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here