La gama Lumia de Microsoft en el precipicio, los peores resultados que...

La gama Lumia de Microsoft en el precipicio, los peores resultados que que se podían esperar en ventas

0
Compartir

Que Microsoft no pasa por su mejor momento en cuanto a móviles se refiere es evidente, su gama de dispositivos Lumia, heredada desde la compra de la parte de dispositivos de Nokia, está ahora mismo en el peor crecimiento de su historia, según afirman los últimos datos revelados por la compañía para el último trimestre del curso pasado 2015.

Sus 2 últimos dispositivos más potentes presentados, los Lumia 950 y 950 XL fueron lanzados el curso pasado, y desde entonces únicamente ha llegado al mercado el Lumia 650, sin demasiado que ofrecer frente a la competencia directa en Android, siendo francos. Windows 10 Mobile no ha hecho demasiado ruido desde su llegada – nosotros ya lo hemos analizado – y la última conferencia de Microsoft, donde apenas se mencionó directamente Windows 10 Mobile o características para móviles, no hicieron ningún favor a su plataforma para smartphones.

Y llegamos al día de hoy, día de analizar los resultados de la compañía, podéis echaros las manos a la cabeza. La caída de la división de Microsoft Lumia es demencial, con un 73% menos de ventas de este tipo de dispositivos con respecto al mismo período del curso pasado, pasando de unos 8,6 millones de smartphones vendidos, cifra realmente baja para la media del mercado, a práctica mente poco más de 2 millones de productos vendidos.

Build 2016 de Microsoft

Los ingresos de esta división caen un 46%, lo cual deja una situación dramática a la compañía, cuyo plan consistía en esperar a que Windows 10 para escritorio, portátiles y convertibles, pudiera convencer a los desarrolladores para programar y crear sus aplicaciones también para Windows 10 Mobile, gracias a las facilidades que Microsoft ha planteado, y entonces apostar realmente por los dispositivos Lumia.

No obstante, viendo estos números todo nos hace indicar que o bien Microsoft tiene una estrategia, un plan B para su enfoque en la gama de dispositivos móviles, o bien los fallos y previsiones fallaron estrepitosamente. A este ritmo, será dificil que algún usuario decida quedarse a esperar a que sigan llegando nuevas aplicaciones para móviles, y por ende, los desarrolladores volverán a perder todo el interés al ver que nadie espera sus aplicaciones en pantalla de pequeño tamaño. La pescadilla que se muerde la cola.