El Congreso de los Estados Unidos podría obligar a Apple a crear...

El Congreso de los Estados Unidos podría obligar a Apple a crear una puerta trasera en iOS

0
Compartir

A pesar de que el conflicto entre el FBI y Apple se dió por terminado hace unas semanas es sabido que es solo el comienzo de un largo debate, y disputa, sobre los límites entre seguridad y privacidad.

Una de las mayores demandas de ambos lados del conflicto ha sido la necesidad de que el Congreso de los Estados Unidos debe intervenir y fijar su posición en este debate, y parece que va camino de hacerlo.

Esta semana se ha presentado el borrador de un proyecto de ley a cargo de dos senadores norteamericanos, Diane Feinstein y Richard Burr que ordenaría a las empresas, textualmente, proporcionar información sensible e inteligible o datos o bien asistencia técnica apropiada para un gobierno en virtud de una orden judicial.

Touch ID iPhone

Este proyecto de ley obligaría directamente a las grandes compañías tecnológicas a facilitar todo tipo de datos que fuesen solicitados a través de una orden judicial en caso de que las autoridades no pudiesen acceder a ellos tal y como le pasaba al FBI.

Si esta ley estuviese vigente Apple no podria haber hecho nada y tendría que haber dado apoyo y acceso a toda la información contenida en el famoso iPhone 5c del sospechoso del tiroteo de San Bernardino.

Pocos son los detalles técnicos que quedan reflejados en este proyecto de ley así como tampoco indica cuales serían las sanciones o penas a cumplir por no obedecer la orden judicial. En lugar de estipularse sanciones económicas o penas de carcel éstas quedarían a merced de la decisión del juez en cada caso.

Muchas han sido las voces que una vez leído el borrador, que pasa muy por encima por gran parte de los detalles, han advertido que el proyecto de ley ignora aspectos económicos, de seguridad y técnicos, y que obligaría a las empresas a debilitar deliberadamente la seguridad de sus sistemas operativos para hacer frente a la nueva realidad que instauraría.

Es pronto para saber si este proyecto de ley saldrá adelante pero lo que está claro es que aún queda mucho que debatir sobre un tema bastante escabroso en el que la línea entre la seguridad y la privacidad es muy fina.