Inicio Actualidad Este experimento demuestra que saberlo todo de los extraños que nos encontramos...

Este experimento demuestra que saberlo todo de los extraños que nos encontramos es cada vez más sencillo

0
Compartir

No sé si se a vosotros os ha pasado, estáis en el metro y tenéis uno de esos días donde reflexionar parece la única tarea que se puede hacer en ese preciso momento. Ni siquiera la adicción al móvil puede con esa intensa necesidad de pensar sobre las cosas de nuestro alrededor. Y en ese momento, miramos a la gente que está sentada a nuestro lado, o justo enfrente, y nos preguntamos aquello de, ¿quién será esta persona, quiénes son sus amigos o qué es lo que le gusta escuchar?

Y aunque la solución más “primitiva” y básica es acercarnos a esa persona concreta, presentarnos y tratar de establecer una relación, ya sea por educación en algunas ocasiones o simplemente por vergüenza en otras, acabamos por no hacerlo. No obstante, las nuevas tecnologías nos permiten a día de hoy saltar obstáculos sociales que antes eran impensables, pero que gracias a las redes sociales, esos grandes almacenes de nuestra información más íntima, hoy en día es posible.

Es precisamente el caso de Egor Tsvetkov, nacido en San Petersburdo, que decidió poner en práctica una pequeña idea que tuvo nada más encontrar la aplicación FindFace, que permite reconocer a la gente mediante una foto y un sistema de identificación mediante algoritmos en VKontakte, algo así como la red social más importante en Rusia. Este profesional quería comprobar hasta qué punto esta aplicación le permitiría conocer gran cantidad de información de aquellas personas que desconocía por completo, pero que se encontraba físicamente a diario.

Fotografía real e imagen de perfil social

¿Los resultados? Una gran tasa de acierto, alrededor del 70%, que le permitió encontrar y establecer relación entre la gente de sus fotografías y sus perfiles de redes sociales. Además, y quizás esto era un descubrimiento inesperado o entendible, según como se vea, es que la mayoría de usuarios tiene una foto de perfil donde se muestra diferente a cómo es en el día a día. Como os decía, muy entendible a día de hoy desde un punto de vista psicológico de querer parecer “mejor” ante los demás, más aún si algunas de esas personas se verán en el mundo físico jamás.

Un experimento que pone de relieve dos puntos importantes: por un lado, se rompen las barreras de “lo desconocido”, ya no sólo con hechos o noticias, sino también con las propias personas que nos rodean; por otro lado, se rompe igualmente la barrera de la privacidad personal, aquello de “yo no quiero que nadie que yo no quiera me conozca”, parece algo del pasado para todas aquellas personas que deciden subir su información personal a Internet, algunas veces incluso, de forma “inconsciente” o ignorante..

Fuente | Birdingflight

Vía | Xataka

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here