Inicio Análisis LG Watch Urbane, nuestro análisis al smartwatch con Android Wear más elegante

LG Watch Urbane, nuestro análisis al smartwatch con Android Wear más elegante

2
Compartir

Ya han pasado varios meses desde el lanzamiento del LG Watch Urbane, una de las últimas propuestas con Android Wear que han salido al mercado. Están de moda, por eso mismo LG decidió presentar éste como su nuevo smartwatch. La competencia ha apostado por modelos con pantallas cuadradas, rectangulares e incluso curvas, sin embargo, el fabricante coreano ha decidido distanciarse de ellos acercándose a la estética de los relojes convencionales.

Lo intentó en su momento con el lanzamiento del LG G Watch R, pero donde sin duda se ha acercado más ha sido con el último, el LG Watch Urbane. Un dispositivo que no se queda solo en el diseño, sino que va más allá. Durante estas últimas semanas he tenido la oportunidad de analizarlo en profundidad y de a continuación contaros mi experiencia con el mismo de forma detallada.

Diseño premium gracias a los materiales de su esfera y correa

Es indiscutible que lo más llamativo del LG Watch Urbane sea su diseño, ya que en un primer vistazo parece un clásico reloj. Es complicado acertar en este apartado, pero sin duda esta propuesta de LG puede satisfacer a aquellos usuarios que deseen un smartwatch con una estética más tradicional. En este sentido hay que reconocer que es un dispositivo realmente elegante, que se debe posiblemente a los acabados premium del material elegido para su esfera y correa.

Esfera y correa

Respecto a la primera, con un diseño redondeado, línea que han seguido algunos fabricantes tras el icónico Motorola Moto 360, es de un cuerpo de acero inoxidable, que además de elegancia, ofrece robustez al dispositivo. La parte negativa es que, debido a sus casi once milímetros de grosor y sesenta y seis gramos de peso, es un dispositivo voluminoso. Esto confirma que no es un smartwatch que pueda quedar bien a todo el mundo, ya que no hay que olvidar que no deja de ser un objeto de moda que colocar en nuestra muñeca. A este respecto, es un dispositivo pensado para personas con una muñeca ancha, así que es recomendable probárselo antes de adquirirlo.

En cuanto a mi experiencia con la misma ha sido positiva, a pesar de que no suelo utilizar relojes en mi día a día y de que además tengo una muñeca pequeña. Esto se debe también a la correa de cuero, la cual era bastante cómoda, a pesar de que en un primer momento era un poco rígida. La misma es de un color negro, que si no es de tu gusto es posible intercambiar con otras correas de relojes tradicionales, ya que cuenta con un enganche de tipo estándar de veintidós milímetros.

Pantalla excelente que no dispone de sensor de luminosidad

A pesar de su tamaño, su pantalla no es de las más grandes que he podido ver en un smartwatch, concretamente se queda en 1,3 pulgadas. La parte positiva es que el panel es de tipo P-OLED, que se aprecia sin duda en la saturación de sus colores, algo que personalmente me gusta. En cuanto a su resolución es de 320 x 320 píxeles, lo que se traduce en los nada desdeñables 348 puntos por pulgada.

Pantalla LG Watch Urbane

Esto confirma que es un buen panel y con una resolución más que decente, sin embargo, si te acercas y te fijas bastante apreciarás dientes de sierra. Por último, el nivel de brillo es adecuado, aunque en exteriores con luz directa es necesario realizar un poco de esfuerzo a la hora ver su pantalla. Por cierto, carece de sensor de luminosidad, por lo que toca ajustar el nivel de brillo de forma manual.

Rendimiento similar al de otros smartwatches con Android Wear del merado

Con un un procesador Snapdragon 400 a 1,2 GHz y 512 MB de RAM, dispone lo que tienen la mayoría de dispositivos con Android Wear del mercado a día de hoy, y de la misma manera su rendimiento, practicamente idéntico respecto a otros relojes inteligentes que he podido probar y analizar. En este sentido se mueve de forma fluida entre los diferentes menús y opciones, así como a la hora de abrir aplicaciones propias como de terceros, tales como Spotify o Endomondo. Sin embargo, también hay ciertas apps que tardan demasiado en abrirse, y que incluso en algunas ocasiones el reloj se bloquea antes de que se abran, hecho que me frustra.

Para mayor satisfacción, dispone además de 4 GB de almacenamiento interno, una capacidad más que suficiente, que podremos utilizar para sincronizar con la música que tengamos almacenada en Play Music. Eso sí, es necesario evidentemente contar con unos auriculares bluetooth. En este sentido mi experiencia ha sido positiva, ya que se escucha perfectamente.

Android Wear

Un gran diseño, un buen rendimiento, pero uno de los aspectos fundamentales del LG Watch Urbane es que viene con la versión Android Wear 5.1, la última versión de la plataforma para smartwatches de Google. Con una interfaz muy sencilla, nos muestra mediante tarjetas notificaciones de pasos dados, correos recibidos, mensajes de WhatsApp, Telegram, llamadas perdidas, etc. El nivel de interacción con las mismas hay que reconocer que es a día de hoy más limitado que con nuestro smartphone, pero posiblemente suficiente para que no sea necesario sacar el teléfono, que es al fin y al cabo el principal atractivo de estos dispositivos.

Asimismo, hay que admitir que Android Wear continua mejorando poco a poco. Y es que además de un menú sencillo, encontrar más temas entre los que elegir y una mejor apariencia, han ido introduciendo nuevas funciones. En este caso el LG Watch Urbane dispone de sensor de rítmo cardíaco, que podemos registrar mediante la aplicación LG Pulse, así como GPS, muy útil para utilizar con Maps, e incluso conectividad mediante Wi-Fi, aunque tengo que reconocer que no le he encontrado ninguna utilidad a esto último, ya que como la mayoría de usuarios no solemos separarnos de nuestro smartphone.

Como cualquier otro smartwatch el apartado más controvertido es su batería, que cuenta en este caso con una capacidad similar a la de la mayoría de relojes inteligentes, 410 mAh. El resultado en su autonomía es similar al de otros dispositivos, un día de uso o como mucho un día y medio si no tienes la pantalla activada en todo momento. Para cargar el dispositivo, LG acompaña al mismo con una base de carga circular, el cual deberemos enchufar y apoyar el dispositivo sobre el mismo.

Reloj de LG

Opinión final LG Watch Urbane

Es sin duda un buen producto, si tenemos en cuenta su diseño y especificaciones. Respecto a lo primero ya sabemos que es algo subjetivo, pero su estética clásica contentará a los que les guste los relojes más tradiciones. En el interior cuenta lo que tienen la mayoría de smartwatches del mercado, con un rendimiento similar, sacando además el máximo partido a Android Wear al venir con su última versión.

Hay que reconocer que hay aspectos a pulir, tales como su grosor, brillo de la pantalla y la justa autonomía que ofrece, pero sin duda es uno de las mejores alternativas con la plataforma de Google que disponemos a día de hoy. Y es este el mejor momento para hablar de su precio, el cual hay que reconocer que es elevado, pero no tanto como me hubiese esperado en un primer momento, ya que está a la venta por alrededor de 200 euros en Amazon y en Ebay.

COMPRAR EN AMAZON

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here