Tesla está más cerca de España, llegan nuevos supercargadores a todo el...

Tesla está más cerca de España, llegan nuevos supercargadores a todo el país

0
Compartir

Uno de los principales problemas de los coches eléctricos, su auténtico cuello de botella, es la autonomía. Las baterías son las responsables de este problema pero también lo es sin duda la ausencia cargadores en donde recargar el vehículo eléctrico igual que repostamos los vehículos con motor a combustión.

Tesla es consciente de este problema y por ello lleva tiempo instalando su propia red de puntos de carga, llamados supercargadores, con los que se consigue cargar al completo las baterías de sus modelos en poco más de una hora.

Mientras esta red no llega a España, solo hay un supercargador situado en Girona, Tesla busca la complicidad de hoteles, restaurantes y centros comerciales para situar en los mismos puntos de recarga para que se puedan cargar sus vehículos mientras se hacen compras, se pasa la noche o se va a cenar.

Supercharger tesla

Estos cargadores que se van a instalar, 11 situados en nuestro país, no son los supercargadores de la propia compañía, enchufes de carga rápida, más de 100 kW, sino que para realizar una carga completa se necesitarán una media de cuatro horas.

No es el escenario ideal, sobre todo en restaurantes o centros comerciales donde las paradas no suelen ser de tanta duración, pero sí es algo perfectamente asumible en un hotel en donde se supone que paras a pasar la noche. Tener el coche cargado y listo para partir a la mañana siguiente es un punto a favor de estos establecimientos.

Si esta noticia deja algo claro es que el asentamiento del vehículo eléctrico como opción frente a los vehículos con motores de combustión tradicionales no es solamente trabajo de los fabricantes de automóviles.

Además de estos el resto de la sociedad tiene que apostar por este tipo de vehículo, facilitando la creación de puntos de carga, sus particulares gasolineras, y permitiendo recargar en cualquier lugar mientras que sus baterías no otorguen autonomías similares o superiores a los vehículos tradicionales. Hay también en esto una particular guerra entre lobbys