Fitbit Alta, análisis con vídeo

Fitbit Alta, análisis con vídeo

0
Compartir

Ya tenemos con nosotros una de las pulseras de actividad que más dará que hablar durante el verano, y si no cambia mucho la cosa, seguramente durante las Navidades del próximo año –sí, me he ido algo lejos, pero este dispositivo, debería llegar hasta ahí como la mejor opción de su marca–. Os estoy hablando de la nueva Fitbit Alta, una de las mejores opciones del mercado para aquellos que quieren cuidarse un poco y tener un control de su actividad diaria, sin la necesidad de llegar a dispositivos más grandes, caros o complejos.

Diseño, una grata mejora

Hay que entender que esta Fitbit Alta, es un dispositivo “simple” a nivel deportivo, es una pulsera de actividad para el día a día, no es el modelo idóneo para entrenamiento, para eso Fitbit tiene otras opciones en el mercado más adecuadas, pero sí que es una gran opción para aquella persona sedentaria que quiere empezar a cuidarse y no quiere poner una pulsera de goma horrible en la muñeca –algo que es muy habitual en este segmento del mercado, las opciones que ofrecen la mayor parte de fabricantes, no son especialmente bonitas–.

Fitbit Alta

Y es que el gran cambio que tiene esta Fitbit Alta respecto a sus predecesoras, la Fitbit Charge, y a la mayor parte de sus rivales del mercado son las posibilidades de personalización que ofrece, la pulsera se vende con una correa de goma, pero podemos optar por otras dos opciones más. Una de ellas, la hemos podido probar, y es un acabado de cuero, bastante cómodo y que queda muy bien, y el otro es un acabado metálico, que hemos visto en la web, y parece que será bastante interesante. ¿El problema? El elevado precio con el que cuentan los accesorios, 100 euros la correa metálica es un poco contradictorio, si la Fitbit Alta cuesta 140 euros.

Además en el diseño tenemos un cambio bastante acusado, ya no tenemos un dispositivo tan plano como las Charge, y en esta Fitbit Alta volvemos un poco a la esencia de la Fitbit Flex, pero con una pantalla mucho más grande –el diseño se me parece mucho a algún dispositivo de Garmin–, eso hace que la pulsera sea más estrecha que los modelos anteriores, pero por otro lado también es algo más alta y eso, puede provocar que sea más fácil darle un golpe sin querer.

Fitbit Alta

En general el dispositivo es cómodo al ser pequeño y podremos usarlo en nuestro día a día sin problema, y el extra de las diferentes correas, nos aportará un toque más actual y relacionado con la moda, es un producto unisex, aunque sí que es cierto que la propia marca lo orienta un poco más a mujeres que la Fitbit Blaze, quizás más grande para alguna persona, pero puedo decir, que cualquiera de las dos se adapta a cualquier sexo.

Pero como no todo puede ser perfecto en el diseño, me gustaría comentar dos pequeños detalles, el primero de ellos está relacionado con las pulseras, no tiene nada que ver con el precio, sino con el método de cierre de la correa de goma y la de cuero, yo que estoy acostumbrado a probar dispositivos de este estilo –Garmin tiene el mismo tipo de cierre–, no tengo muchos problemas, pero la pulsera es bastante difícil de cerrar, y como no tiene resistencia al agua, nos la tendremos que quitar muchas veces –para mí el tema de la no resistencia al agua, solo a salpicaduras es un problema bastante grave.

Fitbit Alta

A nivel de uso la Fitbit Alta se utiliza desde la aplicación para smartphones propia de Fitbit, también se puede hacer desde un ordenador a través del adaptador Bluetooth que viene en la caja, pero la realidad es que mi experiencia ha sido mejor desde la aplicación, no sé si por costumbre, pero ha sido así. La aplicación está muy bien diseñada, tiene una interfaz agradable a la vista y que hace que todo sea bastante fácil de interactuar, no es complicado, aunque quizás el tema del menú lateral podía estar algo mejor ordenado, mezcla un par de cosas, pero nada grave, no son cosas realmente importantes.

Desde la aplicación podemos controlar varios apartados de la pulsera, los objetivos de nuestra cuenta, las alarmas y las notificaciones que queremos recibir, además de recibir todos los datos, poder visualizarlos e interactuar con ellos, todos muy bien explicados, con gráficos, y haciendo bastante sencillo el seguimiento y entiendo la mejora que hacemos día a día o la tendencia de nuestra actividad física.

¿Qué mide esta Fitbit Alta?

Fitbit Alta

Llegados a este punto toca hablar de las capacidades de esta Fitbit Alta, vamos a empezar primero con lo básico, el seguimiento y monitorización de la actividad diaria y después nos metemos con esas pequeñas novedades que tenemos en este modelo, como casi todas las pulseras de actividad, tenemos pasos, distancias y calorías, para completar el pack, esta Fitbit Alta nos ofrece también avisador de sedentarismo y control de sueño –algo que ya empieza a ser habitual en la mayor parte de pulseras del mercado.

Vinculado con el tema del sedentarismo, poco a poco se está viendo en más datos que es más importante mantener activo el organismo que hacer grandes despliegues físicos, así que ese tema y el control por horas, es algo en lo que Fitbit hace bastante hincapié, permitiendo la visualización del número de minutos que hemos estado activos en el día, avisando de nuestro estado de reposo y controlando las horas del día en las cuales damos un mínimo de 250 pasos, por el hecho de mantener una actividad mínima.

Fitbit Alta

En el apartado más inteligente de la pulsera tenemos bastantes novedades, primero empezando por la propia pulsera, con una pantalla OLED, tenemos bastante información para ver, antes teníamos una pantalla pequeña y ahora tenemos bastante más, de una manera sencilla podemos ver, la hora –con fecha–, los pasos, las calorías, la batería restante, la próxima alarma y el número de minutos de actividad que llevamos, mucho más completo y útil, sin ninguna duda que en otros modelos anteriores.

También disponemos de notificaciones inteligentes, no es solo el tema de tener una notificación de una llamada o de un mensaje, ahora podemos configurar una aplicación de mensajería para recibir las notificaciones, WhatsApp o Hangouts incluidos–. Por lo demás lo mismo, llamadas y alarmas –configurables desde la aplicación y con la posibilidad de activar varias–.

Automatismos al poder

Fitbit Alta

Además de esto, me ha gustado mucho que la pulsera se ha vuelto mucho más automática, ahora mismo ella es casi autónoma en todo, nosotros ya no tenemos que activar ni el modo de actividad, ni el modo de sueño, lo hace ella automáticamente, y eso es una gran ventaja, no tenemos que estar pendientes de acordarnos cuando nos vamos a dormir, o cuando nos despertamos, o si vamos a correr de activar nada, lo registra todo ella sola automáticamente, y tengo que decir que con bastante precisión.

La autonomía sigue siendo suficiente, pero mejorable, 5 días parece un buen dato, pero si quieres no tener que esperar mucho al abrir la aplicación de Fitbit, pues puedes configurar la vinculación continua, algo que bajará un poco la autonomía, aunque nada grave, podremos perder entre un día y medio día de autonomía. La carga se realiza con un adaptador propio –no me acaba de gustar mucho este sistema propio, prefiero estándares universales–, en un tiempo aproximado de 2 horas.

Fitbit Alta

Hemos llegado al final, y la verdad es que la experiencia con la Fitbit Alta ha sido muy buena, tiene sus virtudes, muy buen diseño, autonomía decente y muchas funciones, con un buen funcionamiento y un inicio automático de muchas de las mediciones. Por el lado positivo también encontramos el tema de los nuevos accesorios disponibles y la aplicación de Fitbit que funciona muy bien.

Pero por el lado negativo también tenemos cosas, hemos perdido el altímetro para medir los pisos que subimos, supuestamente el problema de la resistencia al agua de los modelos anteriores, pero aquí tampoco tenemos resistencia al agua, solo a salpicaduras, y este es el gran problema, no podemos darnos una ducha tranquilos, ni ir a la piscina o a la playa, un problema bastante importante. También hay que darle un pequeño palo a las correas, con precios realmente muy altos, 30 euros la de goma, 70 la de cuero y 100 la metálica para un producto de 140 euros.

Fitbit Alta