Inicio Actualidad Consejos para que compres un smartphone sin arrepentirte

Consejos para que compres un smartphone sin arrepentirte

2
Compartir

Hoy en día, con el amplio catálogo de modelos que hay en el mercado, casi resulta más difícil elegir un smartphone que el nombre de un hijo. Pero un smartphone no es para toda la vida, de hecho, cada vez nos duran menos. Así que para realizar una buena compra, mejor tomárselo con algo de calma y paciencia.

Lo importante es diferenciar lo que nos va a ser más útil de lo que al poco tiempo ya no vamos a tener en cuenta. Es cierto que pueden llamarnos la atención varios aspectos de distintos terminales y pensemos que lo ideal sería uno que reuniera todos ellos.

Siempre habrá algo que no nos convenza del todo. No es de extrañar, de este modo también es más probable que antes de que se nos estropee el smartphone saquen otro que nos guste mucho más. Pero vamos a repasar ciertos aspectos que debemos tener en cuenta para no arrepentirnos rápido de la compra.

Smartphones 2016 ejemplos

Que los operadores no decidan por nosotros

Es muy habitual que, al terminar la permanencia, aprovechemos para cambiar el smartphone por otro que nos ofrezca la compañía operadora. Suelen presionarnos para que sigamos con sus servicios, buscan que renovemos el contrato y sigamos otro año o el tiempo que sea con ellos.

Pero, aunque nos apremien e intenten hacernos sentir como el mejor cliente del mundo, no debemos aceptar lo que nos ofrezcan demasiado rápido. Es un buen momento para comparar con otros operadores o consultar precios en otras tiendas, además de hacer un repaso a las tarifas.

Tarjetas SIM

Ojo con las tarifas, no nos avisarán si la nuestra está anticuada y estamos pagando lo mismo o más que por otra que ofrece mejores servicios. Es muy recomendable hacer un repaso de lo que estamos recibiendo y cuánto nos cuesta.

Según lo que encontremos, puede ser que prefiramos cambiar de operador o adquirir el smartphone libre y olvidarnos de contratos de permanencia. Es importante no precipitarnos y pararnos a calcular lo que nos vaya a salir más a cuenta.

No derrochar dinero en lo que no necesitamos

Uno de los errores más frecuentes es gastar demasiado en un smartphone que nos ofrece mucho más de lo que en realidad necesitamos. Aunque los anuncios y las tiendas intenten vendernos el smartphone definitivo, el buque insignia de la mejor marca del universo, el Chuck Norris de los teléfonos… Debemos mantener nuestras mentes protegidas de estos ataques del consumismo.

Lo esencial antes de comprar es plantearnos para qué queremos el smartphone, es decir, ser realistas y pensar lo que vamos a utilizar y lo que no. Una vez lo tengamos claro, podremos valorar las diferentes opciones y escoger en base a ello.

Take my money

También hay muchos accesorios en los que quizá vale más la pena invertir después de adquirir el teléfono porque sí les sacaremos partido. La idea es sopesar los distintos aspectos y tener claro lo que nos apetece disfrutar de nuestro futuro dispositivo, sin dejarnos llevar por características que suben el precio y no vamos a usar.

Las especificaciones técnicas son importantes, pero no lo son todo

En las fichas técnicas encontramos las especificaciones de los terminales. Está bien que nos informemos para saber qué procesador montan, la memoria de la que disponen y si podremos ampliarla, la calidad de las cámaras, las resoluciones de pantalla, y todos los aspectos que sean de nuestro interés.

Las especificaciones son importantes pero no deben ser determinantes en nuestra elección. Está bien que nos informemos sobre qué ofrecen realmente los dispositivos, pero sin dejarnos llevar exclusivamente por las cifras (no siempre reflejan la superioridad de un terminal frente a otro).

Especificaciones ficha tecnica ejemplo

Actualmente podemos resolver muchas dudas en Internet, es recomendable saber qué significan los datos que vemos en las fichas técnicas si las consultamos. Para eso están las reviews de Urban Tecno, de Xataka, o de Andro4all, por ejemplo, que analizan los terminales para que veamos su funcionamiento con sus puntos fuertes y débiles, y pueden sernos de mucha ayuda.

Lo barato puede salir caro

Como he comentado, no debemos derrochar dinero en un teléfono cuyo precio sea demasiado elevado por características que en realidad no vamos a utilizar, pero tampoco debemos pasarnos. Es decir, no seamos extremistas en este aspecto, quedarnos cortos hará que luego nos arrepintamos porque no disponemos de lo que queremos. Debemos encontrar un equilibrio.

Equilibrio

Si podemos optar por uno que ofrezca alguna característica de más, es preferible a quedarnos con uno que presente carencias que harán que el smartphone acabe por no gustarnos y volvamos a desear comprar uno nuevo.

Es un teléfono, no una joya que pasará de generación en generación

Asumiendo esto, ¿de qué sirve que esté chapado en oro o con cristales de Swarovski incrustados? No sirve de nada. Evidentemente hay gente que, por los motivos que sean, prefiere gastarse más dinero por menos calidad (pero que luzca, eso sí).

iPhone swarovski

Al comprar un smartphone, el diseño es un aspecto que puede importarnos, pero sin que signifique todo el valor del terminal. No nos vengamos muy arriba con detalles que en realidad no son de utilidad. Debemos buscar un teléfono que nos guste y equilibre los aspectos internos con los externos.

Algunos detalles pueden marcar la diferencia

Como he mencionado, las especificaciones de la ficha técnica no lo son todo, de hecho, para muchos usuarios que se centran demasiado en estos aspectos y olvidan el resto de características, a la hora de la verdad, cuando lo utilizan, echan en falta cosas y terminan descontentos con su smartphone recién adquirido.

En la ficha técnica podemos ver la potencia del procesador, la memoria RAM, la calidad de las cámaras, las características de la pantalla, etcétera. Aspectos que son muy importantes, puesto que suelen ser los datos que indican si el funcionamiento del teléfono será fluido, si la pantalla responderá bien, o si la calidad de las fotografías será buena, por ejemplo.

Samsung Galaxy S7 edge

Pero no debemos “obsesionarnos” con estos aspectos y olvidar los detalles que seguramente acabarán siendo determinantes para que el smartphone nos guste o no. Así que os recomiendo encarecidamente probar los teléfonos antes de decidiros por comprar uno de ellos. Al probarlos os daréis cuenta de los detalles que finalmente os podrán decantar por un modelo u otro, como la disposición de los botones, el peso, el tamaño, la textura, la forma…

También podréis comprobar si la capa personalizada de ese fabricante es de vuestro agrado, por ejemplo. Y aseguraos de que al comprar el dispositivo tengáis alguna garantía, además de un periodo de prueba (10 o 15 días suele ser lo habitual).

Fijarnos en cuándo lo compramos

En el caso de que no os urja comprar el teléfono y podéis decidir cuándo, hay meses que son más indicados para hacerlo. La mayoría de los smartphones salen entre marzo y mayo, o entre septiembre y noviembre. En el momento que se lanza un modelo, el precio del anterior suele bajar bastante. Y quizá se trate del modelo que os interesa, así que tened en cuenta el momento en que compráis.

Calendario-Android

Aunque no sea el último modelo, también puede ser una opción

Tiene mucho que ver con el apartado anterior. Que el teléfono no sea el modelo más reciente, no significa que sea peor que el nuevo. Es cierto que si podemos comprar un terminal actual seguramente encontraremos funcionalidades nuevas que su predecesor no tenía, pero eso no es siempre así.

En ocasiones el modelo anterior sigue siendo mejor que el nuevo, es cuestión de analizar y comparar. Sobre todo en las gamas altas, en las que podemos encontrar terminales que siguen siendo de lo mejor y al salir un modelo nuevo sus precios se vuelven más asequibles. No los descartéis automáticamente.

Beso smartphone

Como sucede en muchas situaciones de la vida, hacer las cosas pensando suele conllevar mejores resultados y menos arrepentimientos. Así que si vais a comprar un smartphone que os vaya a acompañar en vuestro día a día, vale la pena que os paréis a pensar qué es lo que queréis, y sobre todo no os dejéis engañar, es vuestro dinero y lo que compréis debe ser de vuestro agrado.

2 Comentarios

  1. yo dejé de usar el móvil hace años, al principio me costó pero ahora me siento más libre, ni me agobian ni me molestan ni nada……y lo que me ahorro¡¡

    • Una opción muy respetable, tengo un amigo que dejó de usar el móvil y sólo utiliza una tablet para comunicarse por email. La libertad de cada uno es sagrada. Un saludo!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here