Inicio Actualidad ¿Sabes que es mejor suspender el PC que apagarlo? Descubre la respuesta

¿Sabes que es mejor suspender el PC que apagarlo? Descubre la respuesta

0
Compartir

Somos muchos los que hacemos uso del ordenador cada día, así que es recomendable cuidarlo para que dure lo máximo posible. Es muy habitual apagarlo cuando hemos terminado todo y ya no vamos a utilizarlo en unas horas o días.

El proceso de apagado resulta un poco pesado en algunas ocasiones. Cerrar todos los programas y guardar nuestros trabajos puede dar bastante pereza, ¿verdad? Luego, al encenderlo, debemos esperar con paciencia a que arranque el sistema, después que cargue lo que el ordenador necesite y volver a iniciar programas y documentos.

Dependiendo del equipo que tengamos y de la cantidad de funciones que estén habilitadas en su configuración de inicio, esta espera puede prolongarse casi tanto como una pausa publicitaria de Antena3 (bueno, quizá eso es una eternidad). Si, por el contrario, optamos por suspender o poner a hibernar el ordenador, evitaremos esa pérdida de tiempo y paciencia.

Laptop ejemplo persona

Los equipos actuales están pensados para que el usuario lo suspenda en vez de apagarlo, sin la preocupación de tener que cerrarlo todo y con la ventaja de encontrar la sesión tal cual estaba. Como un punto de libro.

Estado de suspensión

No debemos preocuparnos por la energía que consume el ordenador cuando lo suspendemos, puesto que lo único que hace es gastar energía bit a bit y al pasar un período determinado (el que le marquemos) se pondrá a hibernar. Digamos que suspender el equipo nos permite utilizarlo las veces que queramos sin necesidad de arrancarlo. Es mucho más cómodo.

Lo que ocurre cuando ponemos el equipo en estado de suspensión es que se guarda en la RAM toda nuestra sesión y el ordenador pasa a funcionar a muy baja potencia. Lo hace gastando poca energía, la suficiente para mantener operativa la memoria volátil y, de este modo, sólo necesita unos pocos segundos en retomar todo lo que dejamos.

Normalmente los ordenadores portátiles traen ya la configuración para entrar en el modo suspensión cuando se cierra la tapa. Está pensado para facilitar el trabajo al usuario que, con sólo abrir la tapa, vuelve a tenerlo todo como lo había dejado.

La creencia de que Windows requiere reiniciarse diariamente hace que aparezca la necesidad de apagar el equipo para que funcione bien. Pero no es necesario, a no ser que se instalen programas o actualizaciones, y en ese caso Windows nos avisará.

Build Windows 10

Estado de hibernación

Cuando ponemos el ordenador a hibernar, lo que sucede es que se guarda el estado de éste en el disco duro y luego se apaga del todo. Así no consume nada de energía. Al volver a encenderlo el sistema carga los datos del disco duro en la RAM para poder cargar la anterior sesión. Resulta más rápido que apagar el ordenador y volver a encenderlo, aunque es algo más lento que suspenderlo. También dependerá de la velocidad que tenga el disco duro, claro está.

En los ordenadores que son más antiguos sí que puede haber algunos conflictos con los drivers de hardware en el momento de ponerlo en modo suspensión o hibernación, pero los de hoy en día no tienen esos problemas.

Los equipos que funcionan con Windows 10 entran de manera automática en un “modo reposo” cuando ha transcurrido un tiempo sin actividad, el que se tenga programado en la configuración pertinente (Panel de control – Hardware y sonido – Opciones de energía).

Laptop ejemplo persona 2

Como véis, suspender el ordenador en lugar de apagarlo no es un mal hábito, de hecho, es más cómodo y se ahorra tiempo. Pensad en vuestro smartphone, ¿lo apagáis al finalizar una conversación o cuando habéis terminado de editar una foto? La vida es muy corta como para perder el tiempo sin motivos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here