Crean un megaprocesador que ocupa una habitación y te enseña cómo funciona...

Crean un megaprocesador que ocupa una habitación y te enseña cómo funciona un procesador por dentro

0
Compartir

James Newman es un ingeniero electrónico que ha creado un gigantesco ordenador en su casa de Cambridge. Cuando empezó este proyecto, no imaginaba que acabaría ocupando 10 metros de ancho por 2 de alto, allá en 2012. El “Megaprocessor” es un ordenador escuela que intenta mostrar cómo funciona un microprocesador que cabe en la palma de nuestra mano, a gran escala, con fines didácticos.

Hans sido más de 53.000 dólares invertidos en material, infinitas horas de trabajo y mucho amor. Se compone de 40.000 transistores, 10.000 luces de LED y pesa 500 kg. Parece que estemos hablando de un mainframe de IBM de los años 50. Tiene una programación básica donde puede jugar al Tetris en la gigantesca pantalla conformada por LED rojos. Como nos cuenta personalmente, el juego es difícil de controlar.

Newman empezó este proyecto porque estaba aprendiendo sobre transistores y quería visualizar cómo funciona un procesador a escala humana, donde podamos tocar con nuestras manos qué pasa en ese chip con transistores microscópicos que es el cerebro de cualquier dispositivo electrónico que se precie hoy día. Ya no solo ordenadores y teléfonos móviles llevan microprocesadores, sino que cualquier dispositivo medianamente inteligente lleva uno en su interior.

Megaprocessor

La máquina de tu escritorio puede ser un millón de veces mejor que lo que he creado, pero la tiene 10.000 veces más LEDs.

Este ingeniero tiene la esperanza de que el Megaprocessor sea usado en el ámbito educacional y está planeando unas jornadas de puertas abiertas en su casa este verano para que cualquier curioso que así lo quiera vaya a ver este ordenador y lo pueda tocar con sus manos.

Dudo que pueda venderlo. Así que mi sueño es que acabe en un museo o en una universidad para que la gente pueda aprender de él.

Además, ha preparado una web donde cuenta todo el proceso con un enorme nivel de detalle y centenares de fotos, para que si algún loco quiere llevar a cabo esta idea, también pueda hacerlo gracias al conocimiento de Newman.