Adivina cuál se ha convertido en el juego más popular de la...

Adivina cuál se ha convertido en el juego más popular de la historia de EEUU: Pokemon GO

0
Compartir

Después de una semana tras su lanzamiento en EEUU, ya está disponible en muchos más países a lo largo del mundo, como España. Pues bien, en tan poco tiempo ha sido capaz de convertirse en el juego más popular de toda la historia de Estados Unidos. Así lo muestran unas estadísticas de los picos de usuarios activos diarios, donde tan solo tras 24 horas después de su lanzamiento ya había superado a juegos tan míticos como Slither.io o Clash Royale. Aunque para superar al famoso Candy Crush Saga necesitó unos cuantos días más.

Según Survey Monkey, el juego ha pulverizado los récords de Candy Crush Saga mientras sigue haciéndose más grande cada día. Hablamos de un máximo de 21 millones de usuarios activos diarios solo en Estados Unidos, quedando algo por delante de Candy Crush Saga, que tenía el récord de 21 millones.

La empresa detrás de estas estadísticas se atreve incluso a decir que Pokémon GO tiene un poder tan alto de uso, que será capaz incluso de sobrepasar a pesos pesados como Google Maps o Snapchat, algunas de las aplicaciones más populares de cualquier tienda de aplicaciones móvil.

Pokémon GO destacada

Los juegos de realidad aumentada aumentan su popularidad cada día que pasa, dejando atrás todas aquellas aplicaciones basadas en texto. El cuánto tiempo podrá aguantar Pokémon GO en la cresta de la ola, es difícil de vaticinar, más aún con los antecedentes del abandono de la app Miitomo de Nintendo en las plataformas móviles.

Popularidad Pokémon GO

Aún así, el éxito de Pokémon GO es tan abrumante que dudamos que Nintendo no lo cuide como la gallina de los huevos de oro, debido a su gran decadencia en el terreno de las consolas. Su testarudez le ha hecho ignorar los smartphones durante años, teniendo una fe ciega en sus consolas. Ahora por fin, alguien en las oficinas de Nintendo levantó el veto a iOS y Android, comenzando lo que parece el principio de una nueva era dorada para la compañía japonesa, que llevaba años agonizando en el fango.