Inicio Actualidad Estas sillas de ruedas ecológicas pueden cambiar la vida en Ruanda

Estas sillas de ruedas ecológicas pueden cambiar la vida en Ruanda

0
Compartir

Esta es una de esas noticias que nos alegran el día y nos hacen ver las cosas de una manera mucho más positiva. Algo que en los tiempos que corren viene muy pero que muy bien.

Si tenemos en cuenta que el precio mínimo de una silla de ruedas es de 100 euros y que el sueldo medio bruto de una persona en Ruanda no alcanza los 630 euros, según ha indicado el Banco Mundial, llegaremos a la conclusión de que los cálculos no cuadran. Y es que es prácticamente misión imposible en Ruanda invertir el sueldo de dos meses para hacerse con una de estas sillas.

Te puede interesar: Este brazo mecánico permite mover nuestros dedos de nuevo sin cirugías

Ahora gracias a sus creadores, los catalanes Clara Romaní y Josep Mora, el proyecto Kigali Chair Project ha llegado con la clara idea de que estas sillas sean realmente accesibles para todos aquellos que las necesiten. “Empezamos en Barcelona con el fin de desarrollarlo en Ruanda. Queríamos hacer sillas de ruedas con material autóctono reciclado”, explica Romaní.

silla-ruedas-barata-ruanda-2

Fue en el año 2011, cuando Clara Romaní terminó su carrera de Diseño de Producto, cuando empezó a trabajar haciendo sillas en el propio taller de Mora. Desde ese mismo instante tomaron la decisión de proponer sus ideas e intentar desarrollarlas con el fin de ayudar a otros a través de sus propios conocimientos.

Lo realmente interesante de este proyecto es que estas sillas podrían ser construidas por cualquier persona empleando prácticamente cualquier tipo de material. “Las sillas de rueda que planteamos están hechas con cosas que puedes encontrar en cualquier lado: sillas viejas de bar, ruedas de bicis…”, dice Clara Romaní.

Teniendo claros sus objetivos los dos catalanes se plantaron en Kigali, la capital de Ruanda, y crearon una red de hospitales, talleres y fábricas para “unir al necesitado con lo que necesita”. De este modo es posible que aquellos materiales desechados por las fábricas puedan ser usados para fabricar sillas de ruedas ecológicas y recicladas a un precio muy asequible.

Pero lo más importante del proyecto no es facilitar sillas de ruedas, lo bueno de Kigali Chair Project es que tiene la intención de enseñar a hacer las sillas de rueda y demostrar que con creatividad es posible hacerlo con materiales reciclados. Y bajo esta premisa crearon un manual de instrucciones con las indicaciones básicas de construcción.

Además, mientras se llevaba a cabo el proyecto, tanto Mora como Romaní lo presentaron ante la facultad de Arquitectura de la ciudad para alentarles a continuar con el tras su marcha, promoviendo una mayor independencia y autogestión. Cabe señalar que la financiación del proyecto y el viaje corrió a cargo de sus creadores que hicieron uso de sus ahorros personales.

¿Qué te parece la iniciativa de estos dos catalanes con su proyecto Kigali Chair Project?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here