Ford se pone a la altura con su Focus eléctrico y aumenta...

Ford se pone a la altura con su Focus eléctrico y aumenta notablemente su batería

0
Compartir

A pesar de que casi siempre que se habla de vehículos eléctricos suele ser para hablar de Tesla hay otros muchos fabricantes que poco a poco van introduciendo en sus gamas no solo vehículos híbridos sino también vehículos eléctricos.

Ford es uno de esos fabricantes y desde hace unos años ofrece una versión eléctrica de su modelo más vendido, el Ford Focus, el cual ha decidido actualizar para hacerlo más apetecible e igualarlo en prestaciones y características con los otros rivales de su segmento como el Nissan Leaf o el recientemente presentado Hyundai Ioniq en su versión eléctrica.

Uno de los puntos débiles del Ford Focus eléctrico era su autonomía, que no superaba los 120 kilómetros y que limitaba muchísimo su uso ya no solo comparándolo con un vehículo con motor de combustión sino también con otros modelos eléctricos. Este ha sido uno de los aspectos en los que Ford ha puesto un mayor énfasis en esta actualización ofreciendo ahora una autonomía de 170 kilómetros según el ciclo de homologación EPA.

Ford Focus eléctrico

Para conseguirlo el camino ha sido bastante sencillo: aumentar la capacidad de la batería. La anterior versión ofrecía una capacidad de 23 kWh mientras que ahora ha visto aumentada su capacidad hasta los 33,5 kWh, un aumento de casi el 50% con respecto a su predecesor.

Además de esto Ford ha incluido un sistema de carga rápida, algo que se antoja casi tan básico como disponer de una buena autonomía, con el que recargar en minutos un alto porcentaje de la batería y de esta forma poder continuar un viaje largo.

Con este movimiento Ford busca un hueco en un segmento que a pesar de estar todavía despegando cada vez cuenta con un mayor número de modelos y fabricantes implicados. A pesar de que el camino en materia de hibridación lo empezó Toyota muchos han sido los que han lanzado modelos eléctricos en los últimos tiempos como BMW con su gama i, Kia, Nissan, Renault y la propia Ford.

En los próximos años los vehículos eléctricos van a ir asentándose en el mercado ofreciendo mayores autonomías y rendimientos y obligando a la creación de una infraestructura de puntos de carga que es hoy en día uno de sus mayores puntos débiles. Esto se pone interesante.