HoloLens para todos en 2017, en cualquier PC que tenga Windows 10

HoloLens para todos en 2017, en cualquier PC que tenga Windows 10

0
Compartir

Aunque para mover sistemas de realidad virtual se hace necesario de grandes cantidades de potencia en los ordenadores, para gafas como las Oculus Rift o las HTC Vive, aún estamos muy lejos de que esta tecnología llegue a las masas, si no es que se queda muerta en mitad del camino como ya ocurrió con el 3D hace algunos años. Sin embargo, Microsoft tiene otros planes al respecto.

En la conferencia de Intel Developer Forum 2016, uno de los directivos de Microsoft ha anunciado una colaboración con Intel que permitirá que todos los ordenadores que incorporen Windows 10 en 2017 serán capaces de soportar aplicaciones de realidad virtual de HoloLens, un sistema de la propia Microsoft.

Se tratará de una interfaz secundaria de Windows diseñada para usarse bajo realidad virtual, algo así como el Media Center o FrontRow que incluían Windows y OS X, respectivamente, para usarse en el salón con mandos —salvando las diferencias claro—.

HoloLens

Y es que la realidad virtual y aumentada parecen ser el tema caliente de este año en la conferencia de Intel. Si a eso le sumamos que también presentaron Project Alloy, que son unas gafas de realidad aumentada que no usan cables, la cosa se pone más que interesante.

Todos los PC con Windows 10 del próximo año contarán con una shell holográfica.

Aún es una tecnología que se encuentra en pañales, y que necesita todavía muchos años de mejora, no tanto a nivel tecnológico sino a nivel de usabilidad. Son muy primitivas las posibilidades que nos ofrece la realidad aumentada, y ya muy vistas por todos. Quizás en el terreno de los videojuegos y multimedia es donde más interesante se muestre.

Sin embargo en las interfaces o uso como herramientas de trabajo es donde más verde se ve todo, como podemos ver en el vídeo anterior. Y es aquí donde los desarrolladores tienen que poner toda la carne en el asador, ya que serán ellos los responsables de que esta tecnología evolucione o muera para siempre, al igual que ocurrió con el avance de las aplicaciones para interfaces táctiles en tabletas y móviles.