Japón multa a Apple por evasión de impuestos mediante sociedades en Irlanda

Japón multa a Apple por evasión de impuestos mediante sociedades en Irlanda

0
Compartir

Esta semana ha sido muy intensa para Apple. El viernes salieron al mercado sus dos nuevos teléfonos, el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus. Ambos han sido todo un éxito de ventas en sus primeros días, llegando incluso a agotarse varios de los modelos antes del día de lanzamiento.

Sin embargo, no todo han sido buenas noticias para la compañía dirigida por Tim Cook. El viernes se vivió un nuevo episodio dentro de los problemas a nivel fiscal que está teniendo la compañía fuera de Estados Unidos. Hace unas semanas, supimos de la sanción impuesta por la Comisión Europea por la que Apple se vio obligada a devolver 13.000 millones de euros.

Esta multa está provocada por las ventajas fiscales que Apple recibe del gobierno de Irlanda. Este país europeo es conocido por sus enormes ventajas fiscales que, para las grandes empresas, resultan muy atractivas. Según el organismo europeo, la compañía estadounidense aprovechó este trato de favor para pagar durante los años 2013 y 2014, unos impuestos inferiores al 1% de sus beneficios en dichos años.

apple-irlanda

Nuevos problemas con Hacienda

Ahora, los problemas fiscales de Apple se han extendido fuera de Europa. El viernes, medios locales de Japón informaron de los problemas que la compañía había tenido en el país asiático. Estos problemas se debían al impago de impuestos después de no declarar unos ingresos que fueron trasferidos a Irlanda.

La filial de Apple en el país nipón, iTunes KK, se vio obligada a pagar 12,000 millones de yenes (117 millones de dólares). Esta cantidad fue exigida por la oficina regional de impuestos de Tokio. Tras realizar una investigación, las autoridades japonesas descubrieron que 60,000 millones de yenes, 586 millones de dólares, generados en Japón, fueron transferidos a una entidad de Apple en Irlanda, sin ser declarados.

apple-tim-cook

De momento, la oficina de impuestos japonesa no ha hecho comentarios sobre este caso, al igual que la propia Apple. Parece que la compañía de la manzana mordida, se encontraba más preocupada del lanzamiento de sus nuevos terminales.

Irlanda ofrece unas ventajas fiscales muy interesantes para las grandes multinacionales estadounidenses, que sitúan en este país sus sedes europeas. No sabemos cómo afectarán estas medidas a los movimientos de Apple fuera de los Estados Unidos. Quizás debería plantearse declarar sus impuestos correctamente y así evitar problemas legales que afectan a su buena imagen.