Esta cámara creada por el MIT lee libros sin necesidad de abrirlos

Esta cámara creada por el MIT lee libros sin necesidad de abrirlos

0
Compartir

La innovación tecnológica está encontrando un lugar común en los últimos años. Se trata del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Podemos encontrar un ejemplo de este hecho viendo noticias relacionadas con el campo de la tecnología en los últimos meses.

Durante el mes de agosto, el MIT presentó una tecnología que permite crear ventanas con opacidad variable. Además, en el mismo mes, también conocimos una alianza entre el instituto y Microsoft para crear tatuajes que funcionen como un wearable.

Ahora, este instituto ha presentado un proyecto en colaboración con Georgia Tech. Se trata de una nueva tecnología de imagen con la que se pueden leer libros sin necesidad de abrirlos.

mit-camara-lee

Esta tecnología permite a los ordenadores determinar lo que hay escrito en una serie de hojas apiladas, sin tener que separar unas de otras. De momento, el prototipo creado es capaz de reconocer el texto en una pila de hasta 9 hojas. Esto no sería un inconveniente ya que se podría utilizar esta tecnología para descifrar códigos de medicamentos o leer el número de serie de una determinada pieza mecánica.

Este sistema se basa en dos componentes básicos para funcionar. Por un lado, hace uso de la radiación terahertz. Se trata de radiaciones electromagnéticas con frecuencias entre el borde de alta frecuencia de la banda de microondas, 300 gigahertz (3×10^11Hz) y el borde de larga longitud de onda de una luz infrarroja lejana, 3000 GHz.

Las radiaciones terahertz tienen una capacidad para penetrar en distintos materiales mucho más destacada que los rayos X o los ultrasonidos. Gracias a la precisión que ofrecen estas radiaciones, es posible distinguir entre la tinta y el papel en blanco. La precisión de este sistema es tan grande, que los investigadores podían detectar la distancia que había entre las páginas y la fuente de emisión, las cuales estaban separadas únicamente por 20 micras.

El segundo pilar en el que se basa este sistema es un algoritmo creado por el MIT. La forma en que la radiación incide en la tinta y rebota hacia la cámara es interpretada por dicho algoritmo. El resultado que se obtiene es una imagen que debe ser procesada de nuevo por un algoritmo creado por Georgia Tech, que interpreta las letras de la imagen distorsionada.

mit-libros-antiguos

Esta tecnología todavía se encuentra en una fase de pruebas y sus creadores confían en su gran margen de mejora. El uso más interesante de este sistema sería la posibilidad de poder leer libros antiguos sin tener la necesidad de abrirlos y manipularlos, algo que podría poner en peligro el estado físico del mismo.