La evolución del Moto G a lo largo de los años

La evolución del Moto G a lo largo de los años

0
Compartir

¡Motorola Moto G! ¡Cómo pasan los años! Para complacer un poco a los nostálgicos (y no tanto), hoy en Voltaico analizaremos la gran gama Moto G que prácticamente ya es un clásico entre el mundo de los smartphones. ¡Acompáñanos!

También te puede interesar | Moto G4 Plus, análisis con vídeo

Motorola Moto G 2013

Motorola estaba viviendo un letargo en su castillo. Bien a lo alto de la última torre, se encontró con el beso del príncipe en noviembre de 2013. Pero sin exagerar, eso es lo que fue. El Moto G le dio nueva vida a una de las marcas más importantes de telefonía móvil a nivel mundial, que no lo estaba pasando muy bien en la era de los smartphones.

Con la ayuda de nuestro querido Google, que en ese momento era dueño de Motorola, sacaron juntos la gallina de los huevos de oro –por los que vendría después, claro–. Presumía de una pantalla de 4,5 pulgadas con resolución HD. Además, estaba acompañado de un procesador Qualcomm Snapdragon 400 de cuatro núcleos y 1 GB de RAM.

Moto G 2013

En el apartado multimedia flaqueaba un poco, lo justo y necesario para la época. Contaba con 5 megapíxeles en la cámara principal, y 1,3 megapíxeles poseía la cámara para hacer selfies (que aún no era el boom como lo es ahora, por cierto). Se podía conseguir en dos versiones, una de 8 GB de almacenamiento, y otra de 16 GB. Ambos sin posibilidad de ampliar la memoria por microSD. Su punto más débil y criticado.

Quizás, una de sus mejores características era su autonomía. Contaba con una batería de 2070 mAh que le permitía prestar batalla a lo largo del día. Había que tener en cuenta que ni el procesador ni la pantalla le exigía mucho. Su versión básica costaba unos 179 euros.

Motorola Moto G de 2ª Generación

También conocido como Moto G 2014, que analizaron nuestros compañeros de Andro4all, este nuevo dispositivo de Motorola tenía una gran responsabilidad bajo el brazo: superar a su anterior generación, y captar más público. Aunque el procesador y la batería se mantuvieron igual que los que poseía su antecesor. Pero no todo fueron errores de Motorola. Para el propio gusto del redactor, fueron más puntos buenos que malos los que trajo consigo este flagship de la gama media.

Por empezar, su pantalla se expandió hasta las 5 pulgadas con la misma resolución que antes, HD. Motorola jugó muy bien esta carta, adaptándose al estándar en tamaño de pantalla para ese año. También incorporó la deuda más grande para con el Moto G 2013: la ranura microSD.

Moto G 2014

Y Motorola dijo: “¡que se haga la luz, y que saque mejores fotos!” (si, así de largo), y el nuevo Moto G obtuvo una cámara principal de 8 megapíxeles y una trasera de 2 megapíxeles. Sin ir más lejos, superaba por mucho en el apartado multimedia a su antecesor. Obtenía fotos más que decentes, y selfies muy buenas para un gama media. Sí Motorola, en este aspecto le has dado en el clavo.

Bien, no sólo eso. Para los fanáticos de la música, Motorola añadió un par de altavoces estéreo. Sonaban de manera excelente, mucho mejor que sus competidores en la misma gama, y que algunos de gama alta.

A este nuevo modelo se lo podía conseguir en dos versiones. Una básica, de 8 GB de memoria interna y 1 GB de RAM, y otra con 16 GB y 1 GB de RAM también. El precio de partida en España era de 179 euros.

Motorola Moto G de 3ª Generación

Moto G 2015

Lanzado el año pasado, no fue una total renovación por parte de Motorola, pero tampoco una decepción. Mantenía el mismo tamaño y resolución de pantalla que su antecesor. Además, este nuevo Moto G 3 sacó a relucir una certificación contra el agua IPX7 y un ligero aumento de su procesador hasta el Snapdragon 410. También, se eliminó uno de los altavoces frontales y se mejoraron las dos cámaras. La pricipal llega a los 13 megapíxeles, y a 5 megapíxeles la frontal.

Quizás los más relevante de este dispositivo fue su batería, que alcanzó los 2470 mAh, y su versión Premium. Ésta incluyó 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento interno. Se destacó significativamente por sobre su versión básica, que incluía 1 GB de RAM y 8 GB de memoria interna por 199 euros.

Si quieres saber más a fondo sobre el Moto G 2015, puedes dar un vistazo al completo análisis de nuestros colegas de Andro4all.

Moto G4 y Moto G4 Plus by Lenovo

Pero claro, un día Lenovo sacó a relucir la billetera y se quedó con el fabricante estadounidense. No podemos decir que esto le afectó para mal. No. Todo lo contrario: estamos ante la mayor renovación de la gama G. Y para bien.

Las dos versiones del Moto G4 lanzadas este año tienen puntos en común. Nos encontramos con una pantalla FullHD de 5,5 pulgadas y un chip Snapdragon 617 que ahora puede hacer mejor competencia dentro de la gama media. Además, posee una batería de 3000 mAh que sobre el papel promete mucho.

Moto G4 y G4 Plus

Con respecto a la versión básica, lleva consigo una memoria RAM de 2 GB, y un almacenamiento interno de 16 GB. En al apartado fotográfico, incorpora un sensor principal de 13 megapíxeles y 5 megapíxeles en su parte frontal. Su precio de entrada es de 229 euros.

Lo mejor de todo viene de la mano de su versión Plus. Incorpora un sensor de huellas, 16 megapíxeles en su parte posterior y 5 en su frontal. Su versión internacional trae consigo 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno. Una verdadera bestialidad para este tipo de gama.

Desde aquí, vemos muy positiva la evolución de la gama Moto G. Ya es un clásico dentro de la gama media, y ahora, de la mano de Lenovo, promete mucho más y mejores modelos. Por lo menos, que entre versión y versión, se siga innovando. ¡Aplausos Motorola, nunca desaparezcas!

¿Y tú qué opinas? ¿Qué Moto G tienes o tuviste? ¡Cuéntanos tu opinión de estos smatphones geniales!