Pantalla sin marcos y botón Home virtual para el iPhone de 2017

Pantalla sin marcos y botón Home virtual para el iPhone de 2017

0
Compartir

2017 será un año raro en la evolución del iPhone. Por naturaleza, tocaría ver el iPhone 7s, pero justo en 2017 el terminal estrella de Apple cumple diez años desde su lanzamiento al público. Así que no sería ninguna tontería que se saltaran el ciclo de renovación y diéramos el salto al iPhone 8, un terminal radicalmente diferente a lo que conocemos hasta ahora. Muchos dicen que el iPhone 7 no es más que un iPhone 6s (s), y razón no les falta. Estamos ante el primer iPhone que saltando de generación sigue siendo prácticamente idéntico a su predecesor.

Así pues, aún sin haberse puesto a la venta el iPhone 7, el modelo del año que viene tendría pantalla sin bordes hasta los extremos de la carcasa. Además, incorporará un botón Home virtual integrado en la misma pantalla.

Esto también daría pie a los rumores de que estaremos ante el primer iPhone con pantalla OLED, como bien se viene rumoreando durante todo este año. Esta tecnología permite construir pantallas sin bordes, que consuman menos energía, mayor contraste y mejor fidelidad de los colores, dando vida a un diseño de este tipo. La pieza de cristal sin elementos superfluos que tanto ha añorado Jony Ive durante años podría hacerse realidad en 2017.

iPhone sin botón Home

El nuevo botón Home del iPhone 7 no es un botón como tal sino un sensor que parece hacer clic gracias al Taptic Engine. En el futuro este pseudo-botón desaparecería para pasar a formar parte de la pantalla OLED; también con la función de Touch ID. Por supuesto, olvidémonos para siempre del conector de auriculares en un iPhone, y que seguramente también desaparecerá en otros dispositivos como el iPad, pero más tarde ya que aquí el espacio no es un problema.

El iPhone de 2017 tendrá un frontal ocupado por completo por su pantalla con un botón Home virtual integrado en la misma.

Apple podría imitar a Samsung creando menús de lanzadera como ocurre en su gama Edge, gracias a la pantalla con bordes curvos. Lo que sí esperamos es que esta función no sea discriminatoria entre el iPhone de 4,7 pulgadas y el de 5,5 pulgadas.