Un nuevo accidente de un coche autónomo, esta vez de Google

Un nuevo accidente de un coche autónomo, esta vez de Google

0
Compartir

A medida que se avanza en el desarrollo de los vehículos autónomos y estos aumentan su presencia en las carreteras para ir recopilando datos y acumulando kilómetros que ayuden a avanzar en la tecnología van apareciendo poco a poco los accidentes en los que se ven envueltos.

Mucha ha sido la repercusión que han tenido los accidentes en los que los diferentes modelos de Tesla con el modo autopilot activado han sido protagonistas hasta el punto de que se ha levantado un revuelto muy alto llegando a preguntarse la gente si están realmente preparados para circular por las carreteras de forma segura.

En esta ocasión un vehículo autónomo de Google ha tenido un accidente pero no ha sido el causante del mismo demostrando que el error humano está detrás de la mayoría de los accidentes que se producen en las carreteras.

coche-autonomo-google

Una furgoneta se saltó un semáforo en rojo y el resultado fue que golpeó lateralmente al vehículo autónomo de Google, un Lexus. Google ha analizado los datos de su vehículo y ha aclarado que nada ha tenido que ver en el accidente, siendo toda la culpa del conductor de la furgoneta.

Este es un ejemplo más de lo complicado que va a ser implantar la conducción autónoma en nuestras carreteras. Mientras esta da los primeros pasos y convive inevitablemente con vehículos conducidos por el ser humano muchos van a ser los accidentes en los que se vea implicado y es probable en que muchos de ellos se tienda a querer culpar al vehículo autónomo.

Por eso es importante que el desarrollo tecnológico venga acompañado de una labor pedagógica importante. Los usuarios han de acostumbrarse a esta nueva modalidad, perder el miedo y aceptarla y eso es algo que quizás vaya a costar más tiempo que desarrollar los vehículos de conducción autónoma.

Además de eso hay otro aspecto a tener en cuenta y es la ausencia de legislación en la mayoría de los países por lo que se tienen que sentar unas bases en materia educativa y legislativa antes de que los vehículos autónomos empiecen a desplegarse definitivamente por nuestras carreteras.