Un Galaxy Note 7 explota y hiere a un niño de seis...

Un Galaxy Note 7 explota y hiere a un niño de seis años que veía vídeos en él

0
Compartir

Las malas noticias sobre los Galaxy Note 7 que explotan no terminan. La semana pasada tuvieron lugar varios incidentes, como el de un hombre de Florida que dejó en el interior de su Jeep uno de estos terminales defectuosos cargando la batería y cuando regresó encontró el vehículo en llamas. No es el único caso registrado, ya son varios e incluso la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos prohibió el uso de estos phablets a bordo de los aviones.

El caso más reciente es el que tuvo lugar el sábado en Brooklyn y que ha recogido el New York Post. Un niño de seis años reproducía vídeos en un Galaxy Note 7 cuando el dispositivo explotó y comenzó a arder. La abuela del niño, Linda Lewis, explicó que la intensidad del fuego fue lo suficientemente fuerte como para activar la alarma de incendios.

El pequeño se encontraba sosteniendo en sus manos el Note 7 cuando empezó a arder, así que lo trasladaron urgentemente al Downstate Medical Center para ser atendido. Sufrió quemaduras en las manos y otras zonas del cuerpo. La señora Lewis relató que “el niño estaba viendo vídeos en el teléfono cuando la batería explotó”, después añadió que la familia está en contacto con Samsung y no quiso hacer más declaraciones al respecto. Afortunadamente, el niño ya se encuentra en casa y sus quemaduras no son graves.

samsung-galaxy-note-7-quemado

La situación está tornándose tan seria que hasta la propia Samsung respalda a la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos, en el comunicado que ha emitido para solicitar a todos los propietarios de un Note 7 que dejen inmediatamente de usar y cargar el dispositivo.

También te puede interesar | Samsung y la CPSC piden a los usuarios que dejen de usar y cargar el Galaxy Note 7 de inmediato

Este comunicado de emergencia podría ser el primer paso del recall que llevará a cabo Estados Unidos para proceder con la devolución de todos los terminales defectuosos. Una medida de seguridad que está siendo necesaria con las evidencias del peligro que suponen las explosiones de Note 7, que ya han costado mil millones de dólares a Samsung.