Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge tras 3 meses de uso

Análisis del Samsung Galaxy S7 Edge tras 3 meses de uso

1
Compartir

Con la reciente presentación de los nuevos iPhone 7 y iPhone 7 Plus no es mal momento para realizar un pequeño análisis de su rival más directo, el Samsung Galaxy S7, el modelo Edge en este caso. Porque aunque ya haya pasado más de medio año desde su lanzamiento, sigue siendo una muy buena opción de compra y uno de los mejores móviles del mercado sin lugar a duda.

Samsung Galaxy S7 Edge tras 3 meses de uso

Estética del Samsung Galaxy S7 Edge

Estéticamente he de decir que es uno de los móviles más bonitos que he visto, cuidando cada detalle al mínimo y consiguiendo una unión entre cristal –tanto el frontal como la parte trasera– casi perfecta, sin aristas muy pronunciadas ni salientes. Y si bien se parece mucho a su antecesor, el Galaxy S6 Edge, es más cómodo y ergonómico.

Así que en definitiva, el apartado estético es un claro punto a favor, que aun siguiendo la línea de diseño de Samsung, encontramos un móvil distinto a la línea general que están siguiendo los diseños de los nuevos móviles.

Hardware del Samsung Galaxy S7 Edge

A nivel de hardware estamos ante un auténtico gama alta, donde sin duda lo que mejor sabor de boca me ha dejado ha sido la memoria RAM. Pues aunque solo dispongamos 3,5 GB para el usuario, ya que 533 MB están reservados para el sistema operativo, seleccionar un juego que habías usado el día anterior, y que lo arranque sin problemas donde lo dejaste, es una gozada.

Sin embargo, en el lector de huellas tienen mucho margen de mejora, pues aunque no va del todo mal, no es muy rápido y a veces falla. Del procesador poco hay que decir, aunque dé peor nota en los benchmarks que el Snapdragon 820, no se nota en el uso. Y gracias a sus 8 núcleos, frente a los 4 del 820, trabaja mejor con las aplicaciones en segundo plano, lo que se traduce en una mejor multitarea.

La pantalla 2k es sin duda otro punto a favor de este móvil, con unos colores muy vivos, propio de las pantallas Super AMOLED. Como habréis oído en vídeos o leído en otros artículos es cierto que los negros son muy negros y los blancos algo sucios, aunque son cosas que solo aprecias si comparas si tienes al lado un móvil con pantalla IPS. En definitiva, una muy buena experiencia.

El término Edge de este móvil hace referencia a la curvatura lateral que tiene la pantalla, lo cual es puramente estético. Las funciones que incorpora se pueden tener sin ningún problema en cualquier pantalla con decenas de aplicaciones que hay en Google Play.

Los puntos en contra de este apartado es que los lados verdean un poco –por tener distinto ángulo de visión– y, sobre todo, que si sujetas el móvil con una sola mano tenemos el problema de los toques falsos. Aunque sinceramente, poca gente se puede permitir el lujo de llevar un móvil tan caro sin funda, la cual soluciona este problema por aportar más superficie donde agarrar.

Apartado fotográfico

Del apartado de la cámara poco se puede decir que no se haya dicho ya, resolución de 12 megapíxeles, focal de 1.7… En definitiva, muy buenas fotos en casi todas las situaciones, aunque en cuanto le metes un poco de zoom el resultado es bastante mejorable. La cámara interior también nos va a brindar una buena experiencia, saca muy buenas fotos con gran angular.

samsung-galaxy-s7-edge-camera-19

Touchwiz, ¿sigue siendo una buena apuesta?

Pero como dice el refranero español, no todo el monte es orégano, y es en el apartado del software donde este móvil –y todos los Samsung– fallan. Si bien viene con Android 6.0.1 y con vistas a actualizar a Android Nougat, la capa de personalización TouchWiz es bastante pesada.

Tiene un montón de funcionalidades que encuentro bastante innecesarias, pero basta con desactivarlo. Y si bien el móvil vuela al ejecutar los juegos más potentes, en las labores cotidianas a veces se notan ciertos lags, sobre todo al usar el teclado.

Comparativa del Samsung Galaxy S7 Edge con el Galaxy S7

En el caso de que prefieras un móvil de un tamaño algo más reducido, el Samsung Galaxy S7 es una buena alternativa. El hardware que incorpora este dispositivo es el mismo que en su versión Edge. Las diferencias están en el tamaño de la pantalla (5,1 pulgadas), la batería que es algo menor y la curva, que desaparece.

Conclusión

El Samsung Galaxy S7 es un gran móvil para aquellos que preferimos Android, muy fluido y con una gran autonomía, que no defraudará a nadie.

  • Pues yo no he tenido nada de lag con el teclado ni ninguna aplicación. Claro está que me gustaría poder eliminar al 100% algunas aplicaciones y funciones inútiles como las apps edge.