Accidente en Alemania de un Tesla Model S

Accidente en Alemania de un Tesla Model S

0
Compartir

Estamos convencidos de que llegará un momento en el que los coches autónomos serán muy fiables y podremos confiarles la conducción y el tráfico de las grandes ciudades del mundo. No obstante, hay que ser realistas y saber que ese momento aún no ha llegado y los fabricantes deben seguir mejorando.

Uno de los hechos que nos recuerda que aún no hemos llegado a esa fase ideal son los varios accidentes de vehículos autónomos a los que ya hemos asistido. Hasta ahora el último incidente de un coche autónomo lo había protagonizado Google, pero ahora el protagonismo se lo llevan Tesla y su Autopilot.

Accidente leve

El accidente del que os hablamos ha tenido lugar en Alemania. Allí, un Tesla Model S con Autopilot ha chocado contra un autobús causando un accidente leve. El único herido ha sido el ocupante del vehículo Tesla y sus heridas son consideradas leves o de muy baja gravedad. Tesla Model S

Según hemos conocido en BeGeek el incidente ha tenido lugar cuando el autobús realizaba la maniobra de adelantamiento a un camión. Parece ser que, tras finalizar la maniobra y en el momento de reincorporarse al carril derecho, el Autopilot del Model S no habría interpretado correctamente la maniobra del autobús y ha terminado embistiéndolo por detrás.

Tesla lo tacha de inevitable

Parece ser que no hay un acuerdo a la hora de acordar un culpable. Si bien el conductor indica que tenía el sistema Autopilot activo y por tanto, el mismo coche debería haber regulado su posición en relación al autobús, desde Tesla parecen aludir más al supuesto de que el conductor debía haber hecho algo más para evitar el choque.

La declaración oficial de la empresa dice que “no podemos evitar todos los accidentes”, y se sitúa en la línea de que el conductor, viendo venir el peligro, debería haber actuado sobre el piloto automático y dirigir la situación. Tesla Autopilot

Indudablemente aún no podemos pretender que Autopilot sea un sistema perfecto, más aún cuando hablamos de un sistema en constante evolución y actualización que acaba de anunciar su llegada a la versión 8.0. Pero no es menos cierto que en un futuro no muy lejano se espera que los coches autónomos sean capaces de gestionar este tipo de situaciones sin problemas.

Si aceptamos la disculpa de que la seguridad total no existe, también debemos averiguar dónde están los límites de los coches autónomos. Los fabricantes deberán advertir si realmente vamos encaminados a una gestión completa de la seguridad del coche gestionada por el vehículo o, de momento, estamos hablando de imposibles.