Inicio Actualidad California aprueba su legislación sobre conducción autónoma con polémica

California aprueba su legislación sobre conducción autónoma con polémica

0
Compartir

Uno de los mayores problemas que existen a la hora de desarrollar e implantar la conducción autónoma es la falta de legislación al respecto. Si hay un lugar en el mundo en donde se esté avanzando en su implantación, también a nivel legislativo, ese es Estados Unidos y más concretamente el estado de California, centro neurálgico del desarrollo de este tipo de tecnología.

No podía ser de otra forma y las autoridades californianas están manos a la obra para aprobar una normativa que regule este tipo de conducción y marque las pautas a seguir por los fabricantes para poder homologar sus vehículos, hasta ahora en una especie de vacío legal. La medida ha sido vista con buenos ojos por parte de los fabricantes hasta que han entrado en detalle y han visto ciertos aspectos de la normativa que no acaban de satisfacerles del todo.

Coche autonomo Google

Fabricantes tan importantes como Ford, General Motors, Volkswagen e incluso la mismísima Google han mostrado su descontento ante las restricciones que la normativa establece, que, entre otras cosas, podría suponer unos plazos de más de un año entre que se comiencen las pruebas y los vehículos empiecen a rodar por las carreteras.

Otra de las medidas que ha generado muchas críticas entre los fabricantes es el, según ellos, excesivo control que las autoridades tendrán sobre el desarrollo, exigiendo numerosa información a la Policia, que podrá acceder a la misma sin ningún requerimiento judicial.

Es comprensible que los fabricantes quieran libertad de actuación y confidencialidad en sus desarrollos pero ante un sistema tan rompedor, que cambia por completo el concepto de conducción y transporte que tenía hasta ahora la sociedad, se antoja casi imprescindible que el control que se realice sobre este tipo de tecnología sea exhaustivo.

La seguridad debe ser la motivación principal en todo este camino y así tienen que entenderlo tanto las autoridades como los desarrolladores. Y esta es la parte más difícil, más allá del desarrollo de la tecnología la educación de la sociedad así como la regulación del sistema supondrán los mayores retos de la conducción autónoma en un futuro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here