La diversidad no parece calar entre los altos cargos de Apple

La diversidad no parece calar entre los altos cargos de Apple

0
Compartir

La diversidad es uno de los temas más candentes en la actualidad del mundo tecnológico. La cuestión ha pasado ya a ser algo más complejo que la dificultad a la hora de encontrar promociones y ascensos para el sexo femenino. Ahora además del factor sexo también nos encontramos el factor raza u origen, unas variables que tampoco han servido para ampliar el acceso a los puestos de trabajo de mayor importancia.

Te puede interesar: Amazon pretende solventar su problema “racial” en los envíos de un día

Y es que por lo general los Consejos de Administración o, simplemente, los cargos de mayor rango en las firmas tecnológicas más importantes suelen estar ocupados por varones de raza blanca. Apple es una de las empresas donde más se agudiza este tipo de discriminación, así lo refleja un informe reciente que se ha hecho público en los medios estadounidenses.

Según los datos recogidos en dicho informe sólo 20 de los 107 puestos directivos de más alto rango en la firma de Cupertino están ocupados por mujeres, 5 puestos pertenecen a personas de los considerados grupos minoritarios (raza negra, hispanos y latinos, nativos americanos o originarios de Hawai e islas del Pacífico), y finalmente 14 de esos directivos son asiáticos. Unas cifras que dejan 88 ejecutivos restantes de raza blanca y un demoledor resultado para una empresa que pretende ser internacional como Apple.

La NO diversidad de Apple

La verdad es que hasta aquí uno podría decir que los datos pueden ser algo casual o que existen otros factores que no se están teniendo en cuenta a la hora de analizar esta situación. Sin embargo, en las estadísticas sobre los trabajadores de Apple observamos también una tendencia común a las empresas en las que la diversidad es una asignatura pendiente. Tim Cook

Esa tendencia se refleja en el hecho de que a medida que vamos descendiendo en la importancia de los puestos de trabajo, los porcentajes van cambiando, en el sentido en que encontramos un mayor porcentaje de mujeres o trabajadores de raza no blanca. Es decir, en los puestos de menor importancia (y menor masa salarial) las diferencias son menores y se refleja mejor la diversidad.

¿Solución a la diversidad?

Las estadísticas no dejan lugar a las dudas, más aún cuando ya llevamos varios años en los que se repiten números similares en la mayoría de las compañías del sector tecnológico. Pero ¿cómo lo ven quienes verdaderamente pueden cambiar esta situación? Pues tal y como recogen en recode la cosa no está tan clara como podría parecer a primera vista.

Según el portal son varios los ejecutivos que opinan que la causa de esa desigualdad en puestos de alta responsabilidad únicamente responde a criterios de aptitudes profesionales de los empleados. Es decir, no se mira en ningún caso el origen del trabajador y sí sus aptitudes profesionales, lo que casualmente daría el resultado de las gran falta de diversidad.

Lógicamente esa afirmación no se mantiene en pie mucho tiempo puesto que, como ya hemos comentado anteriormente, la situación de desigualdad se produce en la práctica mayoría de las empresas del sector. Tendríamos que creer mucho en la casualidad para otorgar la razón a esa única opinión. Trabajadores Apple

Ni todo es blanco ni todo es negro

Volviendo a centrar la mirada en Apple, las diferencias llevan sucediéndose año tras año y, a pesar de que Tim Cook ha llegado a declarar que la diversidad es la clave de la innovación, no parece que la situación tenga visos de cambiar próximamente. La solución no será tan simple como encontrar una fórmula mágica, pero está claro que algo tiene que empezar a cambiar.

Y ojo, porque si nos parece injusto que se facilite el acceso a puestos importantes a gente de raza blanca por su piel, igual de injusto debe parecernos el favorecer el acceso a personas de otra raza o simplemente por el hecho de ser mujer. Hay que luchar porque se instaure una política de premiar el esfuerzo y las aptitudes, independientemente del ‘envoltorio’ que tenga la persona.