Robots que parecen personas, un futuro más cierto gracias a músculos “artificiales”

Robots que parecen personas, un futuro más cierto gracias a músculos “artificiales”

0
Compartir

El mundo de la robótica está avanzando a pasos agigantados. La experimentación con nuevas tecnologías y materiales está consiguiendo resultados sorprendentes dentro de este campo.

En los últimos meses, hemos visto un robot que es capaz de “sudar” para refrigerar sus motores y evitar de esta manera el sobrecalentamiento de los mismos. También, hemos visto un robot llamado Sophia, capaz de gesticular y modular sus expresiones faciales de una manera muy parecida a como lo hacemos los humanos.

En este sentido se está avanzando mucho. Los nuevos materiales de fabricación y técnicas están logrando crear robots cada vez más parecidos a las personas. De hecho, marcas como Google han planteado una serie de claves que debemos tener en cuenta en relación a la seguridad de los robots. Nos encontramos en un punto en el que legislar cuestiones en relación a estas maquinas es algo prioritario.

robots

En relación a los materiales de fabricación utilizados en la construcción de los robots, se ha avanzado mucho. Aun así, todavía falta mucho camino por recorrer hasta conseguir que un robot no pueda ser reconocido como tal a simple vista.

Con este objetivo en mente, investigadores del MIT, han conseguido crear un músculo sintético basado en el nylon plástico. Gracias a este material se podrían crear robots con un aspecto similar a los seres humanos.

La idea de crear músculos artificiales lleva mucho tiempo presente en la mente de investigadores del mundo. Materiales como los nanotubos de carbono u otras aleaciones son ideales para este propósito. El gran inconveniente de este tipo de materiales es el elevado coste. Esto provoca que su fabricación a gran escala suponga un gasto imposible de asumir por la gran mayoría de compañías.

La búsqueda de materiales menos costosos

Por ello, la fibra de nylon empleada por los investigadores del MIT, es clave para el avance en el campo de la robótica. Las diversas pruebas con los músculos fabricados con este material han mostrado la capacidad que tienen estas fibras de expandirse en diámetro cuando se calientan, lo que provoca que se doblen dependiendo del calor aplicado.

De esta manera, es posible controlar el nivel de calor y la zona en la que se aplica, haciendo que una zona se pueda contraer mientras la otra continua fija. Además, las fuentes de calor pueden ser muy diversas, desde una resistencia eléctrica, hasta reacciones químicas e incluso láser. Este aspecto hace que su uso pueda ser muy variado.

robots-como-humanos

En las primeras pruebas realizadas se ha descubierto que esta fibra es muy elástica, pudiendo durar durante más de 100.000 ciclos, siendo capaz de contraerse hasta 17 veces por segundo. Este material puede ser utilizado en infinidad de campos como la fabricación de coches o aviones, pasando por la medicina, en la fabricación de catéteres para las bombas de insulina.

De momento, los investigadores están centrados en la creación de músculos artificiales para usarlos en la fabricación de robots que se parezcan cada vez más a los seres humanos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta