Inicio Actualidad Tesla y SolarCity logran autoabastecer a una isla del Pacífico

Tesla y SolarCity logran autoabastecer a una isla del Pacífico

0
Compartir

Todos sabemos que las energías no renovables como el carbón, petróleo o gas natural no van a durar para siempre, como su propio nombre indica. Si bien el descubrimiento del petróleo –y cómo aprovecharlo– fue uno de los grandes hallazgos de la humanidad, el precio de éste está cada vez más alto debido a la gran demanda que hacemos de él, llegando a ser denominado oro negro. Para ilustrarnos, las energías no renovables representan el 90% de la energía comercial consumida en el mundo.

Es precisamente por eso que las energías renovables y la forma de poder aprovechar éstas lo máximo posible representan la tecnología punta, más que cualquier otra cosa, en lo que al futuro se refiere.

Si bien hace poco leíamos en esta web cómo Tesla apostaba por hogares autosuficientes en cuanto a energía, ahora ha conseguido ampliar y hacer realidad uno de sus proyectos más ambiciosos en una isla de mitad del Pacífico.

placas solares

Una isla del Pacífico autosuficiente

Lo que parecía al principio una idea visionaria y futurista se ha hecho posible gracias a la colaboración y trabajo en equipo de las empresas Tesla y SolarCity en la isla volcánica más oriental de las islas de la Samoa Americana. Así, SolarCity se ha encargado de la fabricación e instalación de 5300 paneles solares y Tesla de incorporar un total de 60 de sus baterías Powerpack, las cuales se recargan cada 7 horas y suministran, sólo cuando hace falta, el equivalente a tres días de consumo consecutivo en la isla –pero os adelanto que no suelen pasar tres días en esta isla sin que salga el Sol–.

Como leíamos en la web de El País, las islas de Samoa disfrutan de un promedio 177 días soleados al año, entre 150 y 200 horas de sol directo cada mes, todos los meses del año, lo cual las convierte en unas candidatas potenciales para poder aprovechar la energía pocedente del Sol.

Ta’u –así se llama la isla elegida– cuenta con 600 habitantes que, por estar ésta situada a más de 6500 kilómetros de la costa de California, dependían hasta ahora tanto de generadores eléctricos como de la llegada de combustible para poder abastecerse, lo cual era algo bastante tedioso.

placa solar

¿Podría ser aplicable esta idea al resto del mundo?

Si bien esta idea solucionaría muchos de los problemas energéticos –aparte de la contaminación por residuos– en la que se ve inmersa la sociedad, la realidad es que no todos los países ni regiones son candidatos para recibir este tipo de energía debido al clima. Y es que unas placas solares en la lluviosa y poblada Londres no almacenarían ni por asomo la cantidad de energía equivalente para poder abastecer a la ciudad en comparación de Ta’u, que aparte de un clima estupendo cuenta con tan sólo una centena de habitantes.

Así pues, esta idea queda de momento como una visión futurista para poder incorporarla en el resto del mundo, pero bien es cierto que por algo había que empezar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here