¿Sabes quién es la aseguradora de Blablacar, Car2go o los coches de...

¿Sabes quién es la aseguradora de Blablacar, Car2go o los coches de conducción autónoma?

0
Compartir

Recientemente leíamos en Voltaico acerca del futuro de Blablacar, ya que ésta se encuentra procesada por su polémico servicio de conducción colaborativa. Uber sufrió un revés similar en España, y desde entonces es ilegal en nuestro país, si bien continúa en el resto de Europa y el mundo. Queramos verlo o no, el transporte está cambiando de una manera bastante rápida y en campos bastante diversos, y es aquí donde las compañías aseguradoras, ni cortas ni perezosas, están intentando adaptarse para poder aprovechar el negocio que ésto supone.

Axa para Blablacar

Todos sabemos que el pasado agosto de 2015, Axa firmó un acuerdo con Blablacar como veníamos leyendo en la web de ABC. Esta póliza incluía un seguro a terceros adicional y sin coste alguno para los usuarios de la plataforma.

Car2go ha elegido a Zurich

La empresa de coches eléctricos de alquiler Car2go de Madrid, la cual consta de una flota de 500 automóviles, se ha asociado con Zurich, y el coste de la aseguradora se cobra por minuto de alquiler. Según el acuerdo, en caso de accidente donde se demuestre la culpa del usuario, éste correrá con los primeros 500 euros de gastos y el resto se deja a cargo de la compañía aseguradora.

Te puede interesar: Te presentamos a Walkcar, el coche que cabe en una mochila blablacar-coche-madrid

Finalmente la idea futurista

El concepto de conducción autónoma es el quebradero de cabeza de todas las aseguradoras, pues están pensando acerca de cómo podrían plantear sus servicios y pólizas ante esta nueva y rompedora forma de desplazamiento. De momento, están a la espera de que este servicio se implante por completo, aunque no olvidemos que, como leíamos en Voltaico hace pocas horas, Tesla ya está en España vendiendo sus coches autónomos. El principal problema de las aseguradoras reside en establecer qué grado de responsabilidad le corresponde a cada cual, es decir, qué parte recae en el conductor y qué parte en el fabricante. Así pues, probablemente las primeras pólizas recojan responsabilidades mixtas y ya posteriormente, y con la introducción de más coches y modelos autónomos en el mercado, vayan variando y adaptando éstas mediante la experiencia.