¿Una carretera solar? En este pueblo de Francia ya es una realidad

¿Una carretera solar? En este pueblo de Francia ya es una realidad

0
Compartir

Estamos viendo cómo la tecnología hace posible muchos avances, que hace apenas unos años creíamos propios de la ciencia ficción. Lo vemos en dispositivos que son cada vez más pequeños y que ofrecen prestaciones que antes parecían imposibles, pero también lo vemos a lo grande. Y un buen ejemplo es la primera carretera del mundo alimentada por energía solar.

Aunque podríamos imaginar una gran ciudad para esta novedosa construcción, en realidad la encontramos en Tourouvre-au-Perche, un pueblo de Normandía. Esta pequeña localidad situada en el norte de Francia puede presumir de contar con la primera carretera solar de nuestro planeta.

Francia apuesta por las energías renovables con la primera carretera solar del mundo

Con un coste de aproximadamente 5 millones de euros, esta vía fue inaugurada este pasado miércoles por Ségolène Royal, ministra de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía del país galo. En total, la carretera solar ocupa un tramo de 1 kilómetro y se calcula que pasarán sobre ella alrededor de 2.000 vehículos al día.

El encargado de este proyecto es el grupo de telecomunicaciones Bouygues, que también ha tenido financiación estatal. Esto es algo que ha provocado cierta polémica en el país al considerarse que es más urgente invertir en recursos para otras zonas. Aún así, la construcción de esta ruta solar se ha llevado a cabo y ha durado cinco años.

Te puede interesar | Xiaomi Mijia, un patinete eléctrico con el que puedes dar un paseo de 30 kilómetros

La inversión millonaria se ha destinado principalmente a producir e instalar paneles generadores de energía en un espacio de 2.800 metros cuadrados. Estas estructuras — denominadas paneles Wattway — tienen una cubierta de resina de láminas de silicio que ayuda a resistir el impacto que supone el paso diario de vehículos, pero también tienen la ventaja de que no afectan a la suficiencia energética.

carretera-solar-panel-suelo

La idea principal de esta carretera es que sea capaz de sustituir el asfalto por paneles solares y generar energía con el tránsito de vehículos. Todavía se trata de un proyecto de prueba que busca comprobar si el paso de vehículos logra generar energía suficiente para cubrir las necesidades lumínicas que tiene Tourouvre-au-Perche, con 3.400 habitantes.

Echa un vistazo a | Cinco dispositivos capaces de generar su propia energía

Parece que aún habrá que esperar para saber si realmente es una solución eficiente y rentable. Pero de momento este pequeño pueblo de Francia verá pasar el tráfico sobre una carretera diferente, que puedan o no recibir energía suficiente para encender las luces ya es otro cantar.

Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día en tecnología.