La inteligencia artificial ya es capaz de componer música clásica tras escuchar...

La inteligencia artificial ya es capaz de componer música clásica tras escuchar melodías de Bach

0
Compartir

La inteligencia artificial está siendo noticia en este año 2016. Si bien leíamos en Voltaico acerca de que DeepMind ya era capaz de leer los labios también sabíamos en esta misma línea que Google se prepara por si ocurriera una emergencia en lo relativo a desactivar a su inteligencia artificial.

Y es que una vez más la IA es noticia, puesto que como veníamos leyendo en la web de Xataka, el proyecto FlowMachines –originario de los laboratorios de investigación Sony CSL– ha desarrollado una red neuronal que ha aprendido a componer melodías al puro estilo del gran músico Bach. A este sistema lo han denominado DeepBach.

¿Máquina o Bach?

DeepBach ha sido formado con un total de 352 corales compuestos por Bach, los cuales se trasponen posteriormente a otros tonos dentro de un rango vocal definido. En total de obtienen unos 2.503 vocales y todo ello obtenido gracias a la técnica Deep Learning, el cual detallábamos hace unos meses en Voltaico. De toda esta información, sólo un 80% se usa para que la red neuronal sea capaz de reconocer las melodías, y el 20% restante se usa para validar.

Artículo relacionado: La Inteligencia Artificial de Ulli predice lo que quieres buscar Chatbots inteligencia antificial

Esto crea que el sistema sea capaz de componer melodías las cuales al escucharlas nos recuerdan al propio Bach. Por descontado, a la hora de recrear las melodías ya existentes del gran músico, DeepBach tampoco tiene problemas y se crea un conflicto pues, no se sabría distinguir quién es quién.

En efecto, este problema de diferenciación fue real. En total, los responsables del proyecto pidieron a unas 1600 personas — de los cuales 400 eran músicos profesionales o estudiantes de música– que escucharan dos melodías. Una de ellas pertenecía a Bach y la otra a DeepBach y el objetivo del experimento –y por ende de la comprobación del éxito de la red neuronal– consistía en probar si las personas sabrían reconocer a quién pertenecía cada melodía.

El resultado fue pasmoso, pues más de la mitad atribuyó a DeepBach composiciones de Bach. Además, cabe resaltar que en la prueba sólo el 25% de las melodías escuchadas pertenecían a DeepBach.