Inicio Actualidad La inteligencia artificial también tiene prejuicios

La inteligencia artificial también tiene prejuicios

0
Compartir

Leíamos recientemente en Voltaico acerca de una lapidaria afirmación que había hecho el prestigioso científico Stephen Hawking, el cual aseguraba que en un futuro no muy lejano la inteligencia artificial suplirá el trabajo de muchos trabajadores de la clase media.

En efecto, la inteligencia artificial se está desarrollando y avanzando a un ritmo frenético, logrando incluso a tener un poco de personalidad. Y es en este momento donde nos hacemos la pregunta, ¿puede tener la inteligencia artificial prejuicios y, llegados a este punto, ser pues un ente subjetivo?

Las máquinas heredan los prejuicios de sus creadores

Como veníamos leyendo en la web de El Mundo, según declaraciones del jefe del área científica y cofundador de la empresa Narrative Sciencie, Kristian Hammond, lo que está sucediendo al crear este tipo de inteligencia es que la máquina hereda los prejuicios de su creador, lo cual puede ser realmente peligroso debido a la independencia que tienen ahora éstas en comparación con sus antecesoras.

Artículos relacionados: Atento con lo que dices, Google y su inteligencia artificial ya leen los labios inteligencia-artificial

Asu vez, Hammond enumera motivos mediante los cuales la máquina podría llegar a desarrollar estos prejuicios. En primer lugar encontramos la ya conocida cámara racista, es decir, la utilidad de detección de caras que casi todos los smartphones incorporan, en la cual los rostros de las personas de raza negra no son detectados. Según Hammond, ésto se debe a que, si el creador no enseña a la IA rostros de todo tipo de personas, difícilmente ésta podrá identificarlos posteriormente.

Otro motivo a considerar es el aspecto de la interacción. Un ejemplo de ésto es el caso bastante notorio que dejó tras de sí la red neuronal de Microsoft, Tay, la cual fue diseñada en forma de una IA adolescente que aprendía a medida que hablaba con los humanos. Como podíamos leer en la web de Voltaico, la sorpresa vino tras dejar a Tay sóla una hora en Twitter, ya que ésta se volvió homófoba y racista. Si bien fue algo puntual, deja a la vista que una IA completamente sóla es totalmente influenciable.

Inteligencia Artificial

Por último, surge el problema del conjunto, es decir, cuando una IA debe decidir entre dos opciones y opta por la que es mejor para la mayoría de los usuarios de una plataforma. Así pues, en Twitter por ejemplo una IA se guiaría para poner tuits importantes en su cuenta sólamente en los retuits que éstos tuvieran. De esta forma, probablemente la cuenta quedaría saturada de chistes o imágenes jocosas.

La conclusión de Hammond pues, radica en que si bien las máquinas y la IA están bastante desarrolladas, quizás sea un poco pronto aún para dejarlas trabajar sin supervisión humana, ya que en este sentido esta tecnología está aún un poco en pañales en muchos campos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here