Microsoft permitirá retrasar las actualizaciones de Windows 10

Microsoft permitirá retrasar las actualizaciones de Windows 10

0
Compartir

Como ya hemos comentado en varias ocasiones, la llegada de Windows 10 supone un cambio en la forma en la que Microsoft ofrece su sistema operativo como un producto, pasando a ser un servicio que mantendrán mediante actualizaciones que los usuarios deberán instalar tarde o temprano.

Sin embargo, prácticamente desde la llegada de Windows 10 una de las grandes quejas de sus usuarios ha sido la imposibilidad de controlar las actualizaciones del sistema, algo que poco a poco se ha ido mejorando con la integración de las “horas activas” entre otras características.

Todavía resulta imposible detener totalmente las actualizaciones del sistema, pero para permitir un mayor control en relación a este aspecto, parece que la próxima Creators Update incluirá una nueva forma de gestionar las actualizaciones pendientes de Windows 10, algo que sin lugar a dudas sus usuarios agradecerán.

Posponer las actualizaciones durante un mes

Actualizaciones de Windows 10

A pesar de que se trata de una novedad pequeña, para muchos es algo más importante que el resto de novedades que puedan anunciar. Una vez se libere la actualización anteriormente mencionada, como nos cuentan en ONMSFT, en la sección de configuración de las actualizaciones podremos escoger “pausar actualizaciones”.

Una vez activado, todas las actualizaciones que el sistema tenga pendiente en ese momento o que se liberen en el futuro, permanecerán pausadas por una máximo de 35 días. Esto no afectará a actualizaciones de Windows Update u otras críticas del sistema.

Quizás nunca lleguemos a ver la opción de desactivar permanentemente las actualizaciones automáticas de Windows 10, y de hecho, es algo que tiene sentido dada la visión que los de Redmond tienen de Windows 10, como un sistema que está en cambio constantemente.

Recomendamos: Las mejores aplicaciones para tu nuevo ordenador o tablet Windows 10

Personalmente considero que esta nueva característica será de ayuda, especialmente para quienes trabajen con conexiones de red móvil o limitadas, al permitirles escoger tranquilamente cuándo actualizarán el equipo una vez se disponga de una conexión a Internet sin limitaciones.

Permitir bloquear todas las actualizaciones, aunque para muchos pueda parecer algo obligatorio, rompería la visión de Windows 10 y a la larga provocaría que los usuarios quedasen varias versiones atrás, sin mencionar que llegaría un punto en el que si siguen haciendo uso de versiones antiguas se verían forzados a hacerlo aunque se diese esta opción.