Nilox DOC PRO, análisis al patinete eléctrico de moda

Nilox DOC PRO, análisis al patinete eléctrico de moda

0
Compartir

La movilidad continúa siendo para todos un quebradero de cabeza a la hora de movernos por la ciudad. A día de hoy contamos con los vehículos tradicionales como coches, motos o medios de transporte públicos. Sin embargo, cada vez más optamos por opciones más económicas y a la vez ecológicas, tales como bicicletas o coches eléctricos. Recientemente han surgido alternativas diferentes, como fueron los conocidos hoverboards y los nuevos patinetes eléctricos.

Es verdad que pocos apostaban por ellos, y aún así se han convertido en uno de los productos estrellas de las navidades de 2015, en el caso de los primeros, y de la última respecto a los segundos. Pero, ¿son meramente una moda o pueden llegar a ser unos vehículos útiles en cuanto a movilidad? Ya tuve ocasión de analizar en profundidad uno de los mejores hoverboards del mercado, y en esta ocasión es el turno de un patinete eléctrico, concretamente el último de la italiana Nilox. Aquí tienes nuestro análisis del Nilox DOC PRO.

5

En un primer vistazo es indudable el parecido del Nilox DOC PRO a los patinetes clásicos, salvo si nos fijamos en la parte inferior, ya que es justo ahí donde se encuentran el motor y su batería. El primero es de 300 Watios y el segundo de una capacidad de 4.400 mAh. Cuenta además con un limitador de velocidad, concretamente de 6 km, al que le acompaña el puerto de carga del DOC PRO.

A día de hoy solo se encuentra disponible este elegante modelo en color negro. Su construcción en general es de buena calidad, ya que está fabricado mayoritariamente en aluminio. El resto de elementos, tales como protector del manillar, así como del motor y la batería, además del freno o la superficie principal, son de plástico. Esta última es a pesar de ello de un material antideslizante, y de un tamaño medio para que pueda usarlo desde un adolescente hasta un adulto practicamente sin problemas, teniendo en cuenta que soporta un peso máximo de 100 Kg.

En la parte que une la superficie con el manillar se encuentran el tirador para poder plegar el patinete, así como el botón para encenderlo y los indicadores del nivel de autonomía. Debo destacar en este sentido tanto el manillar ajustable, en el que se encuentran tanto los puños como el acelerador. De la misma manera, el freno, el cual se sitúa en su lugar tradicional. Al mismo le acompaña una luz trasera que se enciende de una manera más intensa al pisar en el mismo.

6

Finalmente en cuanto a las ruedas son en este caso de un neumático mediano, concretamente de 8 pulgadas. De esta manera, ya da muestras de ser un patinete estable y seguro, aunque la llanta sea de plástico. Las mismas vienen desinfladas por seguridad. En este sentido, hay que controlar al menos una vez a la semana que tienen la presión correcta, para de esta manera asegurarnos la mejor conducción.

Su tamaño hace complicado que podamos guardarlo en un armario o debajo de la cama. Cerrado ocupa de largo algo menos de un metro, y de ancho, teniendo en cuenta el manillar, son 46 centímetros. Lo peor es sin duda su peso, 13,5 Kg, que supone un verdadero problema a la hora de moverlo, ya que para transportarlo siempre podemos utilizarlo de la manera tradicional aún habiendo consumido su batería.

Pero, ¿cómo ha sido mi experiencia con este Nilox DOC PRO? Para empezar debo destacar lo fácil que es aprender a conducirlo desde un primer momento, al menos para quien ya ha utilizado un patinete. Para ponerlo en marcha debemos pulsar en el botón para encenderlo, poner un pie en su superficie y echar andar. Es justo en ese momento en el que estamos en movimiento cuando podremos acelerar, ya que hasta entonces no funcionará. Un verdadero acierto, ya que de esta forma se evita más de un disgusto.

2

Una vez estemos unos minutos encima de él apreciaremos lo cómodo, estable y seguro que es conducirlo. Si lo manejamos por ciudad debemos utilizarlo por la acera, las cual si no queremos poner en riesgo ningún peatón debe ser suficientemente ancha, ya que el Nilox DOC PRO no es especialmente maniobrable. Esto se aprecia sobre todo a la hora de girar para esquivar algún obstáculo.

No es lo único, el terreno debe ser más o menos regular para que podamos conducirlo sin problemas, ya que aunque las ruedas mitigan los saltos, las mismas carecen de amortiguación. En este sentido he ido un paso más allá probando a bajar peldaños o incluso subir aceras, y el resultado ha sido positivo. Eso sí, con aceras de una altura baja, ya que era habitual que rozase con la parte inferior.

Su motor ofrece menos de la mitad de potencia que el hoverboard que en su día pude analizar, sin embargo, esto no se aprecia en la velocidad que puede llegar a coger, 20 km/h. El ruido que llega hacer al alcanzar esta velocidad no pasa desapercibido. Si no queremos llegar al máximo en cuanto a velocidad es posible limitar la misma a 6 km/h. Aún así, no es especialmente recomendable ya que es una velocidad demasiado baja.

9

Su freno ya he comentado que se encuentra en su lugar tradicional. Es bastante efectivo, pero levantar un pie de la superficie para llevarlo al freno supone siempre un riesgo. En este caso, desde mi punto de vista, el riesgo es mayor, ya que que no podemos olvidarnos que se trata de un patinete eléctrico. Por este motivo, quizá hubiese tenido más sentido trasladar el freno trasero al mismo manillar, para que de esta manera podamos acudir a él de una manera más rápida y segura para el conductor.

Donde sí que se aprecia la escasa potencia de su motor es a la hora de subir pendientes, sobre todo si la batería comienza a agotarse. La parte positiva es que, tal como he comentado antes, siempre podremos acabar ayudándonos de nuestro pie. Respecto a la autonomía se ha situado en torno a las dos horas y en cuanto al tiempo de carga algo más de dos. Un apartado que desde mi perspectiva no está nada mal.

0

La experiencia en general con el Nilox DOC PRO ha sido más que positiva, siendo en definitiva un vehículo ideal para moverse por la ciudad. Su principal inconveniente es, sin duda, que solo es posible conducirlo por las aceras, eso sí, por ahora, ya que hay varias ciudades europeas decididas a regular su uso, ya que suponen un riesgo para el resto de viandantes.

El patinete eléctrico de Nilox es en definitiva un vehículo divertido, rápido y cómodo para moverse por ciudad. Y no podemos olvidarnos de que es ecológico, un aspecto que cada vez tenemos más en cuenta. No hay duda de su utilidad, a pesar de que sean hoy un producto de moda, pero su futuro depende en gran parte de la regulación que se haga de su uso en las grandes ciudades.