Cobrar por un duplicado de SIM o por llamar para saber el...

Cobrar por un duplicado de SIM o por llamar para saber el PIN, así abusan las operadoras

En los últimos años han aumentado las denuncias por parte de los consumidores acerca del abuso que suelen ejercer las compañías telefónicas. Aquí hacemos un repaso de los casos con los que nos solemos encontrar

0
Compartir

Los usuarios de telefonía móvil no la han tenido fácil en este comienzo de año. El incremento en las tarifas, el servicio que no mejora y la suma de decisiones polémicas, como la de Vodafone, que ha comenzado a cobrar por gestiones telefónicas básicas, hablan a las claras de como abusan las operadoras con prácticas que no han caído bien entre los consumidores.

Prácticas abusivas por parte de las operadoras

Es innegable como la telefonía móvil ha alcanzado durante los últimos años un espectacular avance, superando incluso a la telefonía fija. El teléfono móvil se ha vuelto parte de nosotros y una herramienta fundamental en el día a día, debido a su portabilidad y facilidad de uso.

Usamos el móvil para todo: desde las clásicas conversaciones de voz hasta mirar una serie por streaming. Las compañías saben de todo ello, y no escatiman en recursos para campañas de publicidad con tal de atraer nuevos clientes a sus filas. Ahora bien, últimamente, están tomando decisiones que no están cayendo bien en el corazón de los consumidores. Y en sus bolsillos.

Cobrar por un duplicado de SIM o por llamar para saber el PIN, así abusan las operadoras

Ayer informábamos desde Voltaico como Vodafone había comenzado a cobrar por gestiones básicas que sus clientes suelen realizar mediante vía telefónica, como cobrarles 2,5 euros por llamar a atención al cliente. Desde la compañía argumentaron que la intención es que sus usuarios comiencen a utilizar su aplicación móvil para estas consultas.

La decisión no ha caído bien y, mientras la compañía se defiende de las críticas, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha presentado una denuncia contra la operadora ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid.

Te puede interesar: Vodafone empieza a cobrar por consultar el PIN o la permanencia pendiente

Sin embargo, estos no son los únicos ejemplos de cómo abusan las operadas móviles con sus clientes. Otra de las prácticas abusivas que han comenzado a realizar es cobrarte cada vez que desees hacer un duplicado de tu tarjeta SIM. Esto es, si por alguna razón pierdes o dañas tu SIM, la compañía va a cobrarte cinco euros por reponerte un nuevo ejemplar.

Adhesión automática a los bonos de megas

Cobrar por un duplicado de SIM o por llamar para saber el PIN, así abusan las operadoras

Una cosa es clara: hay que siempre estar alerta sobre el consumo de megas mensual. Y esto es porque las operadoras móviles han comenzado a realizar una práctica que de por sí no gusta demasiado.

En teoría, según el plan que cada uno contrata, cuando llegamos al límite de nuestro consumo de datos mensual la velocidad de conexión debería pasar a la mínima. Sin embargo, como lo informa Andro4all, muchas veces las mismas operadoras se encargan de daros un par de megas extra. Y no precisamente gratis.

El coste por megas adicional suele llegar a 2 euros por 200 MB de navegación y se irá renovando a medida que vayas acabando con ellos. Razón por la cual, si te descuidas, tendrás en tu factura un monto que te traerá más de un dolor de cabeza. Ni hablar de las personas mayores que pueden no estar familiarizadas con todo ello y sufren de estos abusos.

Reducción de la navegación a la mínima

Seguro os ha pasado tener un plan de datos mensual limitado y, ante un poco uso de algunos servicios de Internet, ver como el mismo se agota y caemos en la para nada deseada navegación mínima. Y bien mínima. Las redes 4G han supuesto un gran incremento en la velocidad de conexión, pero también un elevado consumo de datos.

Cobrar por un duplicado de SIM o por llamar para saber el PIN, así abusan las operadoras

Por ello, con una velocidad mayor, solemos caer en la tentación de ver más videos de YouTube de la cuenta o descuidarnos con nuestra serie favorita en Netflix. El problema radica cuando llegamos al límite de nuestro consumo. La mayoría de las compañías telefónicas españolas reducen la velocidad a 16 kbps, que es lo mínimo de lo mínimo.

Esta reducción hace que la utilización de la mayoría de los servicios con los que cuenta nuestro móvil vea dificultosa su tarea. Apenas las aplicaciones de mensajería, como Whatsapp, pueden llegar a operar con algo de normalidad. No queda otra que armarse de paciencia y esperar que el mes siguiente recuperemos nuestra cota o caer en los famosos megas extras de navegación.

Equipos defectuosos y pago por servicios adicionales no contratados

Muchas veces puede pasar, y de hecho ocurre, que las operadoras móviles nos cobren por servicios adicionales que no hemos contratado. O, en su defecto, por productos que las compañías suelen ofrecer con determinados meses gratis y a los cuales somos suscritos sin conocerlo. Lo peor es que terminado el periodo de gracia, nos siguen cobrando, generando deudas que recién vemos reflejadas en las facturas.

Muchos consumidores han denunciado estas prácticas como abusivas por parte de las compañías, quienes a la hora de los reclamos siempre tienen los argumentos a favor para poder defenderse. Y esto siempre en detrimento de los consumidores.

Por último, otro caso que se suele denunciar es la práctica de los proveedores de Internet de ofrecer equipos que no son los mejores cuando se contrata el servicio. A saber, nos ofrecen enrutadores defectuosos que no suelen navegar a la velocidad optima que hemos contratado y suelen presentar problemas de conexión.

Cobrar por un duplicado de SIM o por llamar para saber el PIN, así abusan las operadoras

En consecuencia, la mayoría de los usuarios termina comprando sus propios enrutadores. El caso es que las empresas suelen agregar un costo extra por ello y ni hablar del coste que algunas cobran por configurarlo. Una vez más, el perjudicado es aquel sin los conocimientos técnicos adecuados.

Te recomendamos: Roaming en Europa: esto es todo lo que debes saber tras los últimos cambios

Para finalizar, podemos ver claramente como los proveedores de servicios tan importantes como la telefonía móvil o Internet, hacen uso y abuso de prácticas que siempre van en perjuicio de los consumidores. Esto no debería pasar, pero siempre tienen los argumentos necesarios con que ampararse. Y el resultado termina siendo que el usuario sin capacidad de defenderse, termina pagando estos abusos.