Inicio Actualidad Este dispositivo permite a pacientes con parálisis profunda comunicarse

Este dispositivo permite a pacientes con parálisis profunda comunicarse

0
Compartir

En Voltaico ya hemos hablado en varias ocasiones de la necesidad del trabajo continuo entre la medicina y la tecnología en favor de buscar soluciones para los diversos problemas de salud que el ser humano pueda tener.

En los últimos años, se han conseguido importantes logros en este sentido. La tecnología está consiguiendo avances en la medicina que hace años parecían imposibles. Es el caso de Google y su Deepmind, una Inteligencia Artificial que será capaz en un futuro cercano de detectar enfermedades oculares.

Los smartphones también se están convirtiendo en una gran herramienta para diagnosticar de manera prematura algunos problemas de salud. Por ejemplo, un algoritmo creado recientemente por estudiantes de la Universidad de Stanford, podría ser fundamental a la hora de detectar distintos tipos de cáncer en la piel, todo ello gracias a la cámara de nuestros teléfonos móviles.

Una nueva muestra de la importancia de la tecnología en el avance de la medicina, nos llega de la Universidad de Ginebra. Un centro de neuroingeniería de dicha Universidad ha diseñado un dispositivo capaz de “leer la mente” de los pacientes victimas del síndrome de enclaustramiento. Esta enfermedad provoca la parálisis total de los afectados, hasta tal punto que no solo no pueden moverse ni hablar, sino que son incapaces siquiera de parpadear, por lo que no pueden comunicarse de ninguna manera.

El neurocientífico Niels Birbaumer ha sido el creador de este dispositivo con aspecto similar a un gorro de baño, que se sitúa en la cabeza de los pacientes. Mediante una interfaz que conecta el cerebro de estas personas con un software que interpreta las señales cerebrales como respuestas, ha hecho posible que los pacientes hayan podido responder con sí o no a diversas preguntas.

Este dispositivo mide los cambios en las ondas eléctricas del cerebro y monitoriza el flujo sanguíneo mediante una técnica que recibe el nombre de espectroscopia del infrarrojo cercano.

Los investigadores se encargaron de entrenar el sistema a base de preguntas sencillas, para que fuera capaz de reconocer las señales de los pacientes a preguntas que tenían que responder con un “sí” o un “no”. Tras 10 días de estudio se estimó que la eficacia del sistema se situaba en el 70%.

El dispositivo fue probado durante los 10 días en cuatro pacientes. Gracias a este sistema se pudo averiguar que tres de esos pacientes querían seguir viviendo, algo que supone una ayuda muy grande no solo para los familiares, sino también para los médicos que nunca pueden saber el nivel de consciencia de estos pacientes y sus ganas de seguir viviendo.

El siguiente paso en este estudio es conseguir que los pacientes puedan seleccionar letras como respuesta. De esta manera se podría lograr una comunicación mucho más rica, ya que no estaría únicamente basada en síes y noes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here