Dot es el primer reloj inteligente en braille para personas ciegas

Dot es el primer reloj inteligente en braille para personas ciegas

0
Compartir

Los relojes inteligentes no han terminado de calar entre la mayor parte de los usuarios. Su escasa autonomía, a pesar de los intentos de algunas empresas por solucionarla y, la falta de independencia con respecto al teléfono móvil, provocan que este tipo de dispositivos no lleguen a tener una utilidad real para el gran público.

Estos inconveniente debían quedar resueltos en parte por la llegada de Android Wear 2.0. Los primeros relojes en llevar incorporada la nueva versión del sistema operativo para smartwatches de Google han sido los LG Watch Style y Watch Sport.

Estos dos dispositivos han demostrado que el futuro de Android Wear puede ser muy prometedor y, teniendo en cuenta que Google lanzará sus propios relojes inteligentes a lo largo de este año, parece que 2017 puede suponer el despegue de esta tecnología.

Una de las mejores funciones que puede tener la tecnología es mejorar la vida de las personas, especialmente de las que más lo necesitan. Es lo que ha ocurrido con Dot, un reloj inteligente en braille pensado para personas que sufren alguna discapacidad visual.

El primer reloj inteligente en braille

Este smartwatch llegará en los próximos meses a las tiendas, después de 3 años de desarrollo en los que sus creadores han tenido que superar un sinfín de dificultades.

Dot ofrece las funciones típicas de este tipo de dispositivos. Es posible recibir notificaciones, consultar mensajes y redes sociales, consultar la hora, programar alarmas, y muchas más opciones. Este reloj, a diferencia de otros que usan señales acústicas, utiliza un sistema de caracteres braille que se muestran en la propia pantalla.

La parte superior del reloj tiene cuatro celdas de seis bolas cada una. Esto permite que los usuarios puedan enviar respuestas y realizar acciones simples a través de los botones que tiene en el lateral.

Dot lleva siendo desarrollado desde 2014 y ha sufrido un gran número de problemas para salir adelante. Uno de los más complicados de resolver tenía que ver con la durabilidad de la pantalla, ya que las partes táctiles que esta posee son delicadas y deben aguantar al contacto constante con los dedos de las personas que lo vayan a utilizar.

A lo largo de este año serán enviados los primeros 100.000 relojes y otros 40.000 están en lista de espera para 2018. Además, un lote pequeño de 1.000 unidades se va a poner a la venta en Londres por un precio de unos 320 dólares.