Un ex-ingeniero de la NASA creará coches voladores para Uber

Un ex-ingeniero de la NASA creará coches voladores para Uber

0
Compartir

A día de hoy todavía recuerdo la primera vez que vi una de mis películas de ciencia ficción favoritas, “El Quinto Elemento”. La cinta dirigida por Luc Besson y protagonizada por Mila Jovovich y Bruce Willis, tenía una escena que me hipnotizaba cada vez que la veía. Se trataba de una persecución a bordo de unos coches voladores, en la que los protagonistas montaban en un taxi que recorría las carreteras aéreas de una ciudad futurista a toda velocidad.

Esto que hace unos años parecía algo que únicamente veríamos en las películas de ciencia ficción, puede estar cerca de convertirse en realidad. La compañía Lilium Aviation, por ejemplo, pretende llenar Europa de coches voladores. Airbus, por su parte, quiere llenar las grandes ciudades de taxis voladores, con la idea de solucionar el problema de tráfico que sufrimos en la actualidad.

En septiembre del año pasado, supimos que Uber se había unido al proyecto ideado por Airbus. La polémica compañía dedicada a los transportes por encargo, está demostrando ser muy ambiciosa en sus objetivos, buscando ampliar las opciones de transporte en las ciudades.

Uber ya ha conseguido poner en las calles sus propios coches autónomos. Ahora, su intención sería llenar las grandes ciudades de coches voladores. Para ello, la compañía creó en octubre una división dentro de la empresa para investigar en este campo y presentaron el proyecto Elevate.

Uber quiere llenar las ciudades de coches voladores

Este ambicioso proyecto ha recibido recientemente una nueva incorporación. El ex-ingeniero de la NASA, Mark Moore, se ha convertido en el nuevo director de ingeniería del proyecto Elevate. Este fichaje da muestras de la importante apuesta que Uber está haciendo en este campo.

El objetivo de dicho proyecto es crear unos coches voladores capaces de despegar y aterrizar verticalmente. Estos vehículos tendrían un tamaño menor que un helicóptero y serían más silenciosos. La idea es que sean utilizados en grandes núcleos urbanos, con el fin de acabar con los problemas de tráfico que sufren las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, París o Nueva York, todos los días. Estos vehículos voladores cubrirían trayectos cortos, como el que recorremos para ir a nuestro puesto de trabajo.

La elección de Moore para ocupar este puesto no es casual. Este ingeniero, que ha trabajado 30 años en la NASA, publicó en 2010 un informe en el que demostraba que los aviones eléctricos tenían viabilidad. De hecho, este informe llegó a manos de Larry Page, uno de los fundadores de Google, quedando fascinado con la propuesta de Moore y llegando incluso a invertir en dos empresas dedicadas a este tipo de tecnología.

El proyecto de Moore puede convertirse en realidad en los próximos años, pero tendrá que enfrentarse a múltiples dificultades. Por ejemplo, las baterías actuales tienen una vida demasiado limitada. Además, habría que resolver el problema del uso del espacio aéreo, muy regulado en las grandes ciudades. Por otro lado, hay que tener en cuenta la contaminación sonora, estos vehículos harán menos ruido que los helicópteros, pero no serán totalmente silenciosos.

Uber no ha comenzado a fabricar este tipo de vehículos y es muy posible que subcontrate a otra empresa para que se encargue de hacerlo, como ya hizo con los coches autónomos. Sin embargo, la compañía ha firmado un documento en el que se especifica que las primeras pruebas con este tipo de vehículos comenzarán en 2025.

De cumplirse este plazo, no queda muy lejos el momento en el que podamos emular a Bruce Willis en “El Quinto Elemento” y circular por nuestras ciudades con coches voladores, eso sí, con más prudencia de la que tenía el bueno de Willis en dicha película.

No hay comentarios

Dejar una respuesta