El humor negro podría ser un signo de inteligencia superior

El humor negro podría ser un signo de inteligencia superior

Un reciente estudio científico sobre el humor negro afirma que aquellas personas con mayor grado de inteligencia son propensas a disfrutar mejor de un humor más complejo

0
Compartir

El humor negro podría ser un signo de inteligencia superior

Un reciente estudio científico, publicado en la revista Cognitive Processing, acaba de afirmar que el humor negro podría ser un signo de inteligencia superior. Las conclusiones fueron obtenidas luego de que se investigara el complejo procesamiento de la información que implica interpretar una broma pesada.

El lado positivo de una broma de mal gusto

El estudio, difundido por medio de un artículo en el sitio ScienceAlert, asegura que quienes saben apreciar el humor negro no solo tienen un coeficiente de inteligencia superior, sino que también son menos agresivos y suelen estar de mejor humor.

No solo el sentido del humor es un buen recurso para para cambiar el estado de ánimo, sino que también permite que el estado interior influya en nuestras actividades cotidianas. Esto es así debido a que una buena apreciación del humor provoca que se estimulen nuevos circuitos neuronales asociados con el placer y la acción.

El humor negro podría ser un signo de inteligencia superior

Las conclusiones del trabajo realizado por el equipo de la Universidad de Medicina de Viena, Austria, avalan la noción de que el procesamiento y el entendimiento del humor requieren de aspectos emocionales y cognitivos. De ahí que entender el humor negro supone una tarea de procesamiento de la información compleja.

Con el fin de analizar la reacción de las personas ante este tipo de humor se reclutaron 156 voluntarios de ambos sexos y con una edad media de 33 años para que observaran 12 historietas repletas de humor negro pertenecientes al libro The Black Book del autor alemán Uli Stein.

En una de ellas se puede ver el cadáver de un hombre en una morgue que está siendo reconocido por su mujer, que le comenta al forense que acaba de levantar la sábana “Sí, es mi marido. Por cierto, ¿qué detergente usa para conseguir que las sábanas queden tan blancas?”. La temática de los chistes iba desde la muerte, hasta las enfermedades, pasando por las deformidades o incluso las minusvalías.

Te puede interesar: La inteligencia artificial también tiene prejuicios

No basta con ser más inteligente, también hay que estar libre de pensamientos negativos

No basta con ser más inteligente, también hay que estar libre de pensamientos negativos

Luego de observar las historietas, los participantes eran sometidos a un sondeo en el cual debían evaluar la gracia que les había hecho, y en particular si el diálogo les había agradado, si la broma les había hecho reírse y más detalles. Además, se les analizó para conocer su estado de ánimo y su coeficiente de inteligencia.

Los resultados arrojados dividieron a los participantes en tres grupos: por un lado, los que comprendían de manera moderada el humor negro y tenían bajos niveles de agresividad, y por el otro, los que aun comprendiendo no les hacía gracia los chistes. Estos se encontraban en la media de inteligencia, pero que eran más agresivos y tendían a tener más cambios de humor.

Por último, estaba el grupo que amaba el humor negro y que estaba formado por sujetos más inteligentes que no eran agresivos y que no tenían cambios de humor. Asimismo, el equipo encontró que no había diferencia entre un sexo u otro con respecto a la apreciación del humor oscuro y que la edad tampoco parecía ser un factor influyente.

La inteligencia verbal y no verbal predice una habilidad para procesar el humor, según algunos estudios

Un detalle a tener en cuenta es que el estudio sólo identifica un vínculo entre la inteligencia, los bajos niveles de agresividad y el humor negro. Pero no profundiza sobre porqué estas tres cualidades podrían estar vinculadas.

De todos modos, ofrece también algunas hipótesis interesantes como asegurar que quienes comprenden el humor negro requieren no solo de un procesamiento complejo de la información en el cerebro que solo está al alcance de los más inteligentes, sino también de una mente clara no empañada por sentimientos y emociones negativas.

Además, también quedó demostrado que aquellas personas que se encontraban de mal humor no conectaron con el humor negro: ni lo entendieron, ni les hizo gracia. Y lo mismo ocurría con aquellos que puntuaban alto en la escala de agresividad.

Una vez más, teniendo en cuenta las limitaciones del estudio, debemos tomar los resultados con cierto grado de cautela ya que no son concluyentes ni definitivos. Aunque los resultados son parte de una tendencia cada vez mayor que sugiere que aquellas personas con mayor grado de inteligencia son propensas a disfrutar mejor de un humor más complejo.

La inteligencia verbal y no verbal predice una habilidad para procesar el humor, según algunos estudios

Inclusive, en 2015, otro estudio reveló que existe un vínculo entre la capacidad de jurar y maldecir y la de hablar correctamente. Asimismo, en 2011, investigadores de la Universidad de Nuevo México descubrieron que la inteligencia verbal y no verbal predecían una habilidad para procesar el humor.

“El buen sentido del humor es sexualmente atractivo, tal vez porque revela inteligencia, creatividad u otros buenos genes adquiridos”, concluyeron los investigadores. Además, añadieron que el sentido del humor humano evolucionó, al menos en parte, a través de la selección sexual como indicador de inteligencia.

En definitiva, si te gusta el humor negro recuerda que no a todos les va a agradar verse envueltos en una broma pesada. Más si no están en sus mejores días. Sólo recuerda que pueden llegar a ser personas menos inteligentes y más inestables emocionalmente.