¿Llevas el móvil al baño? No es bueno para tu salud, según...

¿Llevas el móvil al baño? No es bueno para tu salud, según esta doctora

0
Compartir

La llegada de los smartphones ha cambiado por completo nuestras costumbres. Los teléfonos móviles afectan a la manera de relacionarnos con las personas de nuestro entorno, la forma de interactuar con nuestros compañeros de trabajo o nuestro jefe o incluso y llegan a influir de manera negativa en nuestra salud.

La adicción a los teléfonos móviles es algo de lo que muy pocas personas son capaces de librarse. Nuestro smartphone lo es todo y eso puede llegar a convertirlo en algo tan adictivo como la cocaína.

Además, el uso del teléfono móvil ha cambiado completamente nuestros hábitos del día a día. Son muchos lo expertos que afirman que usar el móvil antes de dormir afecta de manera negativa a la calidad de nuestro sueño, principalmente por la conocida como “luz azul”, la luz que irradian nuestros smartphones.

Pero a veces, es casi inevitable usar el móvil en momentos en los que queremos matar el tiempo. Uno de esos momentos se produce cuando vamos al baño. Hace unos años, cuando realizábamos esta actividad cotidiana leíamos un libro, una revista o, si no teníamos otra cosa, repasábamos todos los componentes de los botes de gel y champú que encontrábamos en la bañera.

Ahora, todas estas actividades han quedado sustituidas por el uso del teléfono móvil. Esos minutos son aprovechados para mirar nuestro Facebook, jugar a un videojuego o leer las últimas noticias. Esta costumbre que parecer inofensiva puede resultar perjudicial para nuestra salud.

Usar el teléfono en el baño puede ser muy perjudicial para la salud

Según un post publicado en el blog The Hygiene Doctor, escrito por la doctora especialista en salud ambiental, Lisa Ackerley, las razones por las que no deberíamos matar el tiempo utilizando nuestro teléfono cuando vamos al baño, tienen que ver con los gérmenes y los virus.

La doctora Ackerley explica que nunca es buena idea manipular objetos que usamos de manera continua a lo largo del día, en un lugar tan contaminado como es el baño. En estos lugares hay bacterias en el asiento, en la tapa, la cisterna o el rollo de papel. En el baño hay ciertos peligros que pueden afectar a nuestra salud, como el norovirus o la salmonella.

Este riesgo aumenta considerablemente cuando visitamos baños que son utilizados por muchas personas distintas entre limpieza y limpieza. Estos lugares son, por ejemplo, los baños de lugares de trabajo, restaurantes o centros comerciales.

También destaca que si usamos el teléfono antes de lavarnos las manos, los virus y bacterias pasarán a nuestro móvil y, una vez allí, podrán volver a nuestras manos en el momento que volvamos a utilizarlo.