Una startup pretende curar la depresión mediante impulsos magnéticos

Una startup pretende curar la depresión mediante impulsos magnéticos

0
Compartir

No sabemos si será porque han visto un filón económico o porque verdaderamente existe una vocación altruista, pero ya hace algún tiempo que las compañías tecnológicas han comenzado a apostar fuerte por el sector de la medicina. Lo demuestran iniciativas como la de Google y su apuesta por la medicina de impulsos eléctricos, pero también encontramos iniciativas de compañías más pequeñas igual de interesantes.

En esta ocasión queremos hacernos eco de la iniciativa lanzada por la startup NeuroQore, cuyo objetivo es la curación de la depresión y la ansiedad a través del trabajo con impulsos magnéticos en el cerebro de los pacientes. Una técnica que lleva ya unos cuantos años en desarrollo y que, finalmente, podría llegar a buen puerto.

Actualmente, los pacientes de este tipo de enfermedades mentales suelen recibir medicación para tratar de controlas sus desórdenes. El problema es que esa medicación no suele funcionar en cerca del 30 por ciento de los pacientes. La propuesta de NeuroQore pretende sustituir los medicamentos por los citados impulsos magnéticos y espera obtener resultados más exactos.

Porcentaje de acierto

Como suele ocurrir con estas nuevas propuestas en el campo de la medicina o la ciencia, el ratio o porcentaje de efectividad es crucial para seguir adelante. Esta es una batalla ganada para la startup de la que hablamos, ya que puede presumir de una tasa de éxito en el 87,5 por ciento de los pacientes tratados. Una cifra muy prometedora según TechCrunch.

Como decimos, este método de tratamiento no es nuevo, comenzó a utilizarse en torno a 1990, y básicamente busca lograr la alteración de ciertas zonas estratégicas del cerebro para generar una señal positiva allá donde el paciente lo requiera. Lógicamente, la técnica se ha ido mejorando con el tiempo hasta llegar a lo que ahora ofrece NeuroCore.

Otra de las grandes ventajas del tratamiento mediante impulsos magnéticos es que el cerebro tiene memoria y es capaz de recordar esos efectos placenteros, de manera que cada vez será más sencillo o más efectivo eso de provocar una sensación positiva en el paciente afectado de ansiedad y/o depresión.

El pequeño gran cambio

Pero la novedad que ha instaurado esta startup es la que verdaderamente puede suponer el gran cambio y el comienzo de una implantación de este tratamiento a mayor escala. Hasta ahora, la técnica de impulsos magnéticos consistía en enviar tonos a través del oído para lograr que llegarán al cerebro y se asimilase el cambio.

La nueva propuesta de NeuroQore propone transmitir los impulsos de manera directa a la zona del cerebro deseada. De esta forma se consigue una mayor efectividad y se consigue el feedback positivo dentro del paciente. Sus responsables incluso hablan de mejoras físicas notables en los pacientes que siguen su novedoso tratamiento.

Te interesará: La Realidad Virtual a la cura de la depresión

Mostrada su efectividad y mejoras palpables, ahora a NeuroQore le llega el turno de buscar la aprobación de los departamentos médicos y sanitarios de cada país. La compañía ya ha obtenido el sello de aprobación en Canadá, su lugar de origen, y ahora busca el permiso para entrar en el país vecino, a través de California, donde esperan estar activos a finales de este mismo año.

Lógicamente su expansión a nivel mundial aún llevará tiempo, es lo negativo de todas las técnicas ligadas al mundo de la medicina y la curación. En cualquier caso, debemos alegrarnos del avance que se produce en estos campos, siempre es positivo pensar que en un futuro enfermedades como la depresión o la ansiedad podrán ser controladas y curadas de manera más eficiente, ahorrando sufrimiento y problemas en gran escala a más de unos cuantos pacientes.