Inicio Actualidad Los atascos en las rotondas pueden ser cosa del pasado gracias a...

Los atascos en las rotondas pueden ser cosa del pasado gracias a esta idea española

0
Compartir

Los elevados niveles de tráfico en las grandes ciudades del mundo son un problema real en la actualidad. Es por ello que desde diversos ámbitos se está trabajando para buscarle solución.

Una de las soluciones más ambiciosas a este problema lo suponen los coches voladores. Ya son varias las compañías que están apostando fuerte por desarrollar este tipo de tecnologías. Es el caso de Airbus que pretende llenar las ciudades de taxis voladores que acaben con el problema del tráfico en las ciudades.

Otra solución a este problema nos viene de China y consistiría en crear un autobús capaz de pasar por encima del tráfico. Esta misma idea pero adaptada a un coche, es la que nos proponía Verizon en una ingeniosa campaña publicitaria.

El problema del tráfico también afecta a nuestro país. En España, una de las opciones más usadas para acabar con las grandes congestiones es la creación de rotondas. Estas permiten rebasar un cruce sin necesidad de parar en un stop o poner un semáforo. Por contra, si el volumen de coches es muy elevado se producen grandes colas y esto desespera a los conductores.

Los atascos en las rotondas podrían ser cosa del pasado

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia ha diseñado un sistema que pretende acabar con las concentraciones de vehículos en las rotondas. El sistema se denomina ramp meter y ya se utiliza en los accesos de algunas autovías y autopistas de países extranjeros.

El funcionamiento de este sistema es sencillo pero muy eficaz. En el caso de las rotondas, un detector de colas se encargaría de controlar la demanda del acceso principal que estuviera más cargado. Todo ello mediante un dispositivo magnético situado dentro del asfalto. Este estaría conectado a un semáforo que se situaría en el acceso menos congestionado y que bloquearía al primero.

De esta manera y mediante programación, se generarían huecos más largos dentro del anillo que serían aprovechados por los vehículos de la vía más atascada y del resto de las entradas, agilizando la circulación. De esta manera se lograrían reducir los tiempos de espera en un 60%.

Los autores del estudio, que ahora ha sido publicado en la revista Transportation Research Record, utilizaron datos de tráfico real de la rotonda de El Saler, en Valencia. Tras recabar estos datos y llevar a cabo técnicas de microsimulación, crearon un modelo de tráfico y una guía para que los ingenieros viales puedan implementar este sistema. El mismo ya se encuentra presente en algunas rotondas de Estados Unidos y Australia.

Tal y como indican sus creadores, el sistema se basa en programar unos tiempos mínimos de luz verde (o apagada) y roja, además de marcar un tiempo máxima de luz roja para no desesperar a los conductores. Por supuesto, el sistema solo funcionaría cuando las necesidades de tráfico así lo determinen.

Las emisiones contaminantes disminuyen

Con este sistema se consigue también reducir las emisiones contaminantes ya que el conductor tiene que parar menos veces y durante menos tiempo.

De momento, el sistema está enfocado a rotondas españolas con un solo carril de acceso, aunque se ampliará a más en un futuro. Sus creadores buscan ahora que el sistema pueda ser instalado en alguna rotonda española para probar de primera mano su eficacia y, más adelante, poder llevarlo a otros países del mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here