Inicio Actualidad En estos baños las máquinas te entregan papel higiénico después de hacerte...

En estos baños las máquinas te entregan papel higiénico después de hacerte una foto

Las máquinas identifican a cada usuario tomándole una foto antes de dispensar el papel.

0
Compartir

En algunos lugares del mundo, un rollo de papel higiénico puede ser un bien muy codiciado. Sobre todo, cuando hay que repartirlo entre millones de personas. Pero, ¿cómo evitar que la gente lo robe o se lleve una porción más grande del que le corresponde? Las autoridades chinas parecen haber estado trabajando en una solución eficaz aunque poco popular.

Se trata de unas máquinas inteligentes que acaban de instalar en los baños públicos de uno de los parques más famosos de China y que cuentan con tecnología de reconocimiento facial. El Templo del cielo en Pekín pese a que data del año 1420, tiene problemas muy actuales, en los baños para ser exactos. Una buena parte de los turistas que visitan este monumento se llevan todo el papel higiénico, así que los administradores han optado por una solución bastante futurista: tecnología de reconocimiento facial.

Grandes problemas requieren de grandes soluciones

A principios de este mes, los medios chinos dijeron que los visitantes del parque se estaban llevando demasiado papel. Algunos usuarios del retrete se lo metían al bolso, aseguraron. Hace años que las autoridades conocían este problema, el cual comenzó poco después de que instalaran los dispensadores de papel tradicionales en 2007.

Te puede interesar: Glowing Plants, la compañía que quiere iluminar las calles con árboles

Las autoridades del templo han instalado seis máquinas dispensadoras de papel higiénico en dosis individuales. Para obtener unos centímetros de papel, el usuario debe mirar a la cámara durante tres segundos y esperar a que esta le saque una foto. Solo entonces la máquina soltará su precioso tesoro higiénico. Cada persona recibe entre 60 y 70 centímetros. Ni más, ni menos.

Si el usuario quiere abusar de la generosidad del artefacto o el cruel destino ha querido que no tenga suficiente con el papel que recibió, deberá esperar nueve minutos para que la máquina olvide su cara.

Las quejas no tardaron en llegar

No faltan los turistas que se quejan de que la máquina tarda demasiado en dispensar el papel, o de que no entrega suficiente cantidad como para limpiarse adecuadamente. Sea como sea, al menos el Templo del Cielo ya no tendrá que gastarse tanto dinero en papel higiénico. Los robos de papel debían ser realmente dramáticos cuando cada máquina le ha costado a la organización 720 dólares.

La medida no vendrá sola. En 2015, el gobierno chino había anunciado un plan para renovar la imagen de los baños públicos en las zonas más turísticas del país. Esperemos que a nadie se le ocurra hackear esas máquinas y creen una cuenta en Twitter con las capturas de las personas que solicitan papel higiénico.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here